Después de semanas de rumores, por fin se ha confirmado que el tiempo influye mucho más de lo que se esperaba en la expansión del virus: cuanta más alta sea la temperatura, menos COVID-19.

Un estudio científico en conjunto de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y el Instituto de Salud del Carlos III, ha logrado relacionar una menor temperatura con un incremento en la incidencia del virus.

Por otro lado, la humedad en el aire puede facilitar en la expansión y en la transmisión del Coronavirus. Igualmente, la contaminación atmosférica podría hacer que la enfermedad sea más grave. La pandemia del COVID-19 ha provocado que toda la comunidad científica alrededor del mundo se haya dedicado sin descanso para poder conocer la forma de funcionar del mencionado virus.

Los últimos estudios realizados en España relacionan de manera directa la incidencia del coronavirus con un descenso de la temperatura

El estudio ha sido realizado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y el Instituto de la Salud Carlos III. Los resultados preliminares ya han sido publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica en los que se comparan el índice de incidencia que se ha ido acumulando a lo largo de los últimos 14 días teniendo en cuenta el número de contagios nuevos, de manera diaria, por cara 100.000 personas con la temperatura media en el mismo período de tiempo en todas y cada una de las autonomías.

Este estudio se encarga de estudiar las distintas influencias de varias variables de meteorología y de contaminación en la atmósfera sobre la incidencia y la expansión del coronavirus en el territorio español con el objetivo de poder desarrollar un sistema completo de vigilancia y contención del virus a nivel Estado basada en la alerta temprana y en monitorizar distintos factores del ambiente.

La humedad en la atmósfera también influiría en la transmisión y propagación del virus

Al hacer una comparación entre los contagios nuevos que tienen lugar día a día por cada 100.000 personas con la temperatura media en el mismo periodo los resultados demostraron una correlación negativa entre los valores. O sea, a menos temperatura media, más incidencia del virus.

Esto seguiría la misma línea que otras investigaciones internacionales cuyo patrón se ha repetido a lo largo del período desde el 26 del mes de marzo hasta el 5 de este mes de abril.

También, según el MITECO, se ha demostrado que la humedad atmosférica también influye en la transmisión y propagación del coronavirus, sobre todo si se unen altas temperaturas con un porcentaje alto de humedad lo que reduciría la propagación y la expansión del COVID-19.

Datos importantes en una primavera que parece que será una gran aliada contra la pandemia mundial.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!