Una buena noticia: se registra el mayor número de ballenas azules en el último período de cincuenta años. Así, los científicos de la “British Atlantic Survey” han llegado a contabilizar el avistamiento de un total de 55 ejemplares de cetáceos en un período inferior a un mes.

La histórica isla de la Georgia del Sur, un territorio bajo el Imperio británico de ultramar que está localizado en la zona subantártica, vuelve a contar con ejemplares de magníficas ballenas azules en sus aguas. Una magnífica noticia, ya que, este tipo de ballenas habían desaparecido de esta región, por lo que no solo el hecho de que el equipo científico haya observado un ejemplar en el mar, si no, un total de 55, es una grandísima noticia para los naturalistas.

Una noticia que parecía imposible en el año 1966, cuando se llevó a cabo la prohibición de matar ballenas

Trevor Branch, especialista en estos cetáceos por la prestigiosa Universidad de Washington, ha declarado a la BBC, que es un hecho “verdaderamente increíble” y algo insólito, fruto del trabajo por parte de la British Atlantic Survey de llevar adelante un censo.

Antes de su caza indiscriminada, se calculaba que existían hasta los 240.000 ejemplares

Las ballenas azules son los Animales más grandes que existen en el mundo y, en este caso, la subespecie que vive en la zona austral son las de mayor tamaño, llegando a alcanzar los treinta metros de largo.

Su población, antes de que tuviera lugar su caza a gran escala, era muy numerosa (se contabilizan hasta 240.000 ejemplares). Pero, con la población de su caza en el año 1966, en el año 1997 se había contabilizado que solo quedaban unos 2280 ejemplares, una cifra muy preocupante para la comunidad científica.

En el caso de las majestuosas ballenas azules, la caza de manera indiscriminada provocó que, hace unos 50 años, solo quedaran unas pocos ejemplares en la zona antártica.

Se llegó a calcular que, a lo largo de todo el siglo XX, se llegaron a cazar unos 360.000 ballenas azules en todas las aguas del mundo. Desde aquel momento, solo había constancia de dos avistamientos de ballenas azules en la zona de Georgia del Sur. Y, desde el año 2007, solo un par más.

El hecho de haber visto 50 ejemplares en menos de un mes, para la comunidad científica, es una gran noticia. Desde finales del siglo XIX hasta los primeros años del siglo XX, Georgia del Sur fue uno de los centros de caza de ballenas más relevantes de todo el mundo.

Solo en esta isla, entre los años 1904 y 1925, se llegaron a cazar una cifra superior a las 30.000 ballenas azules, haciendo que esta especie desapareciera de la zona. Su regreso es un síntoma más del trabajo que se está realizando para su recuperación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!