Una Mujer se encuentra con una dura negligencia médica, ya que por un error en el diagnóstico se vio obligada a realizarse una mastectomía y estuvo que realizarse varias sesiones de quimioterapia. El equipo médico ha admitido el error en el diagnóstico, casi un año después de llevar a cabo dicho tratamiento y, ahora, la joven podría enfrentarse a las complicaciones o efectos secundarios propios del tratamiento que se realizó.

Le diagnosticaron con tan solo 25 años de edad un cáncer de pecho por equivocación

El nombre de la joven es Sarah Boyle, de nacionalidad británica, de tan solo 28 años de edad y que tiene dos hijos de muy corta edad. La joven recibió un diagnóstico totalmente equivocado, A finales del año 2016, cuando todavía tenía 25 años de edad, la joven fue diagnosticada de un cáncer de pecho, por lo que su médico le recomendó realizarse una doble mastectomía, llevar a cabo varias sesiones de quimioterapia y, para terminar, una cirugía reconstructiva, antes de que el equipo médico se dieran cuenta de que habían cometido un error.

Según ha comunicado el equipo legal que representa a la joven, Irwin Mitchell, denunciará al equipo médico que cometió esta grave equivocación.

Tras someterse a este duro tratamiento, el Sr. Narayanan, el médico que la trató a lo largo de todo el tratamiento, tuvo que informarle que su biopsia había sido valorada de manera incorrecta y el pronóstico era erróneo. En realidad, la joven no tenía Cáncer y, por tanto, el tratamiento había sido un error desde el principio.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

La joven, después de asimilar el hecho de que no está enferma, teme las complicaciones o los efectos secundarios que puede padecer su salud por culpa de haberse enfrentado a varias sesiones de quimioterapia sin necesidad.

La joven podría desarrollar cáncer en un futuro debido a efectos secundarios

Si no fuera suficientemente malo que fuera sometida a una masectomía sin que fuera necesario y que tenga que vivir con cicatrices de por vida ahora, podría llegar a desarrollar un cáncer en el futuro por culpa de los implantes de silicona que le colocaron para sustituir a sus senos sanos.

Por otro lado, las sesiones de quimioterapia podrían provocar efectos secundarios en un futuro próximo.

Por el momento, el bufete de abogados que ha contratado la joven, que es especialista en negligencias de tipo médico, han logrado admitir la denuncia por la responsabilidad ante lo sucedido contra el Hospital Universitario “North Midlands NHS Trust”.

Según la representante en asuntos legales de la joven, Sarah Sharples, ha indicado que este caso es muy impactante, ya que la víctima es una joven madre que se ha encontrado ante una serie de noticias muy desgarradoras y ha sido víctima de un tratamiento erróneo durante mucho tiempo, para descubrir que todo el dolor que ha pasado, en realidad, era innecesario.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más