El peligro de la conocida como bacteria carnívora sigue en aumento. Los medios de comunicación se han hecho eco del caso de un hombre que ha fallecido por culpa de esta peligrosa bacteria, pero en su caso, él no se había metido en el agua, como en el resto de los casos conocidos.

El hombre había ido a pescar cangrejos y, en el hospital, le dieron 72 horas de vida por la gravedad de la bacteria

El hombre, que tenía 56 años de edad, había ido a pescar cangrejos acompañado junto a su mujer.

Según relató ella, sus piernas empezaron a hincharse y, viendo la situación, decidieron ir al hospital para saber qué pasaba. Allí, el equipo médico le detectó la famosa bacteria carnívora y solo le dieron 72 horas de vida.

El protagonista de esta triste historia, Gary Evans, acompañado de su mujer fueron a pasar unos días de relax al estado de Texas a principios de este mes de julio. Mientras estaban disfrutando de esos días de vacaciones decidieron ir a pescar cangrejos, una actividad que les encantaba, y fue cuando el hombre, de 56 años de edad, pudo haber contraído la conocida bacteria carnívora que terminó con su vida en tiempo récord, según ha publicado la revista People.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 4 de julio (Día de la Independencia de los Estados Unidos y día festivo en todo el país) y solo cuatro días después de contraer la bacteria, el hombre acabó falleciendo en un hospital.

Al empezar a sentirse mal, acompañado en todo momento por su esposa, el hombre decidió ir al hospital, donde el equipo médico le diagnosticó una bacteria carnívora que podría encontrarse en aguas del Golfo de México y que había evolucionado con gran rapidez, a una fascitis necrotizante que era inevitable que fuera mortal.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Gary solo pudo tener contacto con el agua al coger su sombrero que se le cayó

La esposa de la última víctima de la conocida como bacteria carnívora no entendía cómo pudo haber contraído la susodicha bacteria, ya que, según ella, el hombre en ningún momento se introdujo en el lago, ni nadó en sus aguas ni nada parecido. Aseguró al equipo médico que solo una vez se le cayó el sombrero, con el que se estaba protegiendo del sol, al agua, lo recogió para poder ponérselo, y se sospecha que podría haber sido ahí el foco de infección.

La mujer ha asegurado a los medios que la bacteria le afectó de una manera muy rápida, sus piernas empezaron a hincharse y tuvieron que ir al hospital. Los médicos, en un primer momento, le dieron un antibiótico, pero la hinchazón de las piernas se transformó en ampollas que debieron ser intervenidas en quirófano. A pesar de todo, los expertos confirmaron que al hombre le quedaban, como mucho, 72 horas de vida.

Y así fue.

La bacteria se había extendido con gran velocidad por los riñones, el hígado y por todo el sistema sanguíneo. La familia de la víctima ha iniciado una campaña en redes sociales para que la ciudadanía conozca los peligros de esta bacteria, una gran desconocida que puede acabar con la vida de una persona en apenas cuatro días.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más