Una familia se negaba a pagar impuestos, ya que sostenían que hacerlo iba en contra de la ley de Dios y, finalmente, estarán obligados a pagar una cantidad superior a dos millones de dólares. Una pareja de hermanos de nacionalidad australiana se defendía que la ley de Dios les avalaba y estaba por encima de cualquier ley de una nación.

Incluso, en su lucha, llegaron a mandar una carta a la reina de Inglaterra, Isabel II, y al Primer Ministro de la Isla de Tasmania donde mostraban que estaban en contra de la ley.

La pareja de hermanos decían que la Ley de Dios está por encima de cualquier otra ley

Dos misioneros de religión católica, Fanny Alida Beerepoot y Rembertus Cornelis Beerepoot, que llevaban varios años viviendo en Tasmania, en Australia, han sido multado con una multa millonaria (2.325.000 millones de dólares, al cambio, casi 1,5 millones de euros) por negarse a pagar los impuestos correspondientes.

Según se ha publicado en varios medios de comunicación, el principal motivo que utilizaban para no hacer frente a sus responsabilidades tributaria eran sus creencias religiosas, pues consideraban que pagar impuestos iba completamente en contra de la voluntad de Dios.

Finalmente, la familia ha tenido que asistir a una audiencia ante el Tribunal Supremo de Tasmania por deber una cantidad total a los 930.000 dólares (una cantidad superior a los 500.000 euros) además de tasas y otro tipo de cargos.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión Historias

Ambos se defendieron, en todo momento, a sí mismos durante todo el juicio y el hermano llegó a alegar que la ley de Dios es la ley que está por encima del resto, por lo que está por encima de las leyes firmada por el hombre.

Se pusieron en contacto con la reina de Inglaterra para que mediara

Ambos estuvieron pagando los impuestos correspondientes hasta el año 2011, pero entendieron que lo que estaban haciendo estaba en contra de la ley suprema de Dios.

En ese momento, decidieron enviar una serie de cartas donde cuestionaban este tipo de legislación a la reina Isabel II (que sigue siendo la soberana de la Mancomunidad de Naciones, dentro de la cual está Australia) y, dentro de Tasmania, al actual primer ministro, Will Hodgman, Ninguna de las mencionadas cartas acabó recibiendo una respuesta.

Según ha publicado el medio de comunicación “ABC News”, la pareja de hermanos aseguraba que el hecho de pagar impuestos iba completamente en contra de lo que indicaba la Ley Suprema de Dios, por lo que Australia estaba siendo maldecida por sus malos hábitos.

Si los hermanos tomaban la decisión de ser leales a la Mancomunidad, en vez de serlo a Dios, estarían rebelándose contra su Ley Suprema y estarían rompiendo el primer mandamiento de la Iglesia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más