El Vaticano respondió el jueves al informe de cientos de sacerdotes de Pensilvania que maltratan a niños, diciendo en una declaración: "Hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos que enfrentan estos horribles crímenes: la vergüenza y el dolor. Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprensibles. Esos actos fueron traiciones de confianza que robaron a los sobrevivientes su dignidad y su fe", decía parte del comunicado.

El informe del gran jurado

Más de 1,000 niños fueron supuestamente abusados ​​por más de 300 "sacerdotes predadores" y los funcionarios de la iglesia fueron acusados ​​de encubrir las acusaciones, dijo el martes un informe del gran jurado.

En el transcurso de una investigación de dos años, iniciada por la oficina del Fiscal General de Pensilvania, Josh Shapiro, un gran jurado escuchó varias declaraciones de testigos y analizó documentos de seis diócesis en el estado.

"El encubrimiento fue sofisticado. Y todo el tiempo, sorprendentemente, el liderazgo de la iglesia mantuvo registros del abuso y el encubrimiento", dijo Shapiro en una conferencia de prensa el martes. "Estos documentos, de la propia diócesis 'Archivos secretos', formaron la columna vertebral de esta investigación".

Es posible que el "número real" de niños abusados ​​podría ser "miles", debido a la falta de registros u otras víctimas que temían hablar sobre las acusaciones, según el informe del gran jurado.

Este documento se toma "con gran seriedad", dijo el Vaticano, agregando que ellos "condenan inequívocamente" el abuso de menores.

Las víctimas

A un niño pequeño llamado George se le hizo representar la Crucifixión desnudo, mientras que los sacerdotes tomaban fotos de Polaroid que luego pasaron en la época anterior a las fotografías digitales.

"El grupo de sacerdotes usaba látigos, violencia y sadismo para violar a sus víctimas", dice el informe. En verdad, el Marqués de Sade se habría sentido como en casa entre los sacerdotes católicos de Pensilvania.

Las víctimas recibieron cruces de oro para usar, lo que se convirtió en una especie de letra escarlata por la cual otros sacerdotes ofensores podían identificar a los niños que ya habían sido utilizados y abusados.

El encubrimiento de este tipo de crueldad desenfrenada que involucra a niños es por ahora tristemente familiar, como lo es la estrategia de Roma negándose a reconocer tales acusaciones hasta que sea demasiado tarde. La respuesta a este informe, como tantas otras anteriores, también es tristemente familiar. Un portavoz del Vaticano llegó a la mañana del miércoles y dijo que "no tiene comentarios en este momento" antes de colgar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!