¿Tu mascota te pide constantemente comida? La mayoría de los perros son glotones por naturaleza. Sin embargo, ciertos alimentos pueden ser perjudiciales para la salud del cánido por lo que es muy importante controlar su alimentación.

La mayoría de los dueños de perros sucumbimos al encanto del animal a la hora de ofrecerles comida. Tras leer este artículo descubrirás el flaco favor que le estás haciendo a tu mascota al proporcionarle ciertos alimentos. A continuación, los más tóxicos:

Restos de comida y huesos que se astillan

La comida humana contiene una gran cantidad de grasa, por lo que puede acarrear problemas de obesidad a tu can además de producirle una grave inflamación en el páncreas.

Hay que evitar a toda costa ofrecer al perro huesos de pequeño tamaño, mayormente los de pollo y conejo puesto que estos se astillan al romperse y pueden ocasionar una perforación en el estómago de la mascota así como pueden clavarse en su garganta.

El chocolate

Este dulce tan tentador puede ser mortal para las mascotas porque contiene una sustancia llamada teobromina. Se trata de una adrenalina, la cual intoxica las células del animal y afecta seriamente sus funciones vitales, especialmente al sistema nervioso ocasionándole desde convulsiones hasta la muerte. Como dato curioso, el cacao negro es el peor de todos ya que contiene un alto nivel de teobromina.

Uvas y pasas

El consumo de uvas y pasas, así bien sea en una pequeña cantidad, puede llevar a tu mascota a sufrir insuficiencia renal aguda, daños gastrointestinales severos e incluso su muerte. Estos alimentos son de los más tóxicos que puedes ofrecer a tu mascota al contener compuestos químicos. De hecho, ha habido casos de canes que han muerto por consumir seis piezas de estos alimentos.

Leche y productos lácteos

¿Sabías que la gran mayoría de los animales se vuelven intolerantes a la lactosa tras el periodo de lactancia materna?

Esto se debe a que no poseen la enzima que el organismo necesita para disolver el azúcar de la leche. Por ello, la ingesta de lácteos en nuestras mascotas puede provocarles desde gases hasta diarrea y otros problemas estomacales.

Cebolla y ajo

Las cebollas y los ajos contienen compuestos que pueden ocasionar anemia en el animal. Ambos alimentos contienen tiosulfato que puede llegar a alterar los glóbulos rojos del can. Además, si se consume grandes cantidades de estos alimentos, pueden causar daños al sistema digestivo del perro, que es incapaz de digerirlos provocando vómitos, diarrea, debilidad y reacciones alérgicas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más