Si hiciéramos una encuesta entre tus familiares y amigos, tu pareja saldría bastante mal parada, pero lo que sucede, en tu opinión, es que no comprenden realmente como es. Todo el mundo parecer estar pendiente a que tu pareja cometa la más pequeña falta para comenzar a atacarlo y criticar tu relación.

Está bien que el otro día te hizo molestar increíblemente porque lo encontraste en una situación muy bochornosa con una de sus amigas, y los celos que sentiste fueron brutales. Y tal vez ayer dijo en frente de sus amigos o amigas que te habías molestado y cuando le reclamaste, solo te hizo drama y se victimizo por completo.

Pero a pesar de esas situaciones, también piensas en sus buenos detalles y en el amor que han tenido. Del mismo modo, procuras que tus padres no se enteren cuando tienes una pelea con él porque luego comienzan a atacarlo.

Bueno, tal vez es cierto que nadie es perfecto. Pero eso no quiere decir que debas aguantar todas las “imperfecciones” de tu pareja y que eso incluya sus malos tratos. Lo que sucede muchas veces, es que desarrollamos cierta adicción a un novio o novia que nos trata como lo peor y al cual cuesta mucho dejar de una vez por todas. Y como en el fondo sabemos que tienen algo de razón tus familiares y amigos, nos molesta que se la pasen criticando. Pero ser el defensor y tolerar todos sus caprichos no es lo más saludable para nosotros.

Generalmente, nos damos cuenta cuando nuestra relación no va bien del todo. Pero por varias razones, el decidir terminar nos cuesta mucho. ¿Cuáles son esas razones? Pues principalmente son las siguientes:

Estas muy enamorado (a)

Realmente estas súper enamorado de él o ella, y se te parte el corazón cada vez que piensas en que se puede acabar esa relación.

Pero por desgracia, si estar con esa persona te está lastimando más que hacerte sentir bien, es hora de poner un alto antes de que sucedan cosas peores y hasta lleguen a maltratarse física o mentalmente. No por nada dicen que uno no puede querer a alguien que no respetas. Y si tu pareja se la pasa haciéndote la vida de cuadritos, entonces hay un buen chance de que en realidad no le importes tanto como te dice.

“No hay nadie más”

Un punto que tiene tu pareja a su favor y al cual le das muchísima importancia, es que precisamente quiso estar contigo y permanece allí. Pero aunque tal vez le das mucho valor el que se fijara en ti, no quiere decir que sea muy relevante.

Lo que sucede, es que muchas veces sentimos que es la única persona en este planeta al cual le puedas gustar y que si terminan, te vas a quedar solo(a) para siempre. Pero esa es la peor mentira que te puedes creer. El verdadero problema es que como nos sentimos mal con nosotros mismos y no nos queremos y valoramos de verdad, creemos que no seremos suficiente para otra persona y por eso pagamos un alto precio aguantando lo inaguantable con esa pareja.

Pero si no te atreves a salir de esa zona de confort, jamás podrás darte la oportunidad con otra persona ni conocer a alguien que seguramente te pueda tratar mejor y hacerte feliz.