El pasado 23 de febrero de 2018 tuvo lugar una de las mayores agresiones homófobas por parte de una empresa de elevado conocimiento público: Ryanair. La empresa de aerolíneas ha impedido a una pareja homosexual realizar un viaje en uno de sus aviones por el hecho de tratarse de dos personas gays. Esta no es la primera acción en contra de los derechos a personas del colectivo LGTBI+ que ocurre en este año que recién ha iniciado.

Prohibido volar

Según lo que ha publicado uno de los afectados en diversas redes sociales, él y su pareja se encontraban en el control de seguridad del aeropuerto cuando se les informa de que no es posible volar con el NIE, sino que tendrán que hacer entrega del Pasaporte.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Mujer

Pero ese no fue el conflicto, a pesar de que ya hubieran viajado en más ocasiones con esa documentación.

Cuando preguntaron el motivo de que se les exigiera una mayor documentación, una de las supervisoras les dijo que dos maricones no podrían entrar en un avión.

Tras varias frases similares y gestos inadecuados, ésta les negó sus datos personales.

Impotencia y desilusión

A pesar de contar con el apoyo de varios de los presentes, no pudieron hacer nada ante tal situación y su única opción fue quedarse en tierra. No obstante, intentaron cambiar el vuelo, cosa que se les denegó porque la supervisora había informado de una actitud agresiva por parte de los pasajeros. También resultó imposible localizar a la mujer una vez abandonado el lugar. La única solución que pudieron llevar a cabo finalmente fue poner una denuncia en la policía una vez que abandonaron el recinto.

Ante esta situación, la empresa niega lo ocurrido mientras que los afectados no han recibido ninguna compensación económica y se encuentran en un estado de incredibilidad al encontrarse con esta clara vulneración de sus derechos como personas.

Repercusión mediática

Actualmente la historia está teniendo una repercusión cada vez mayor. Twitter, Facebook o Instagram son muchas de las redes que han ayudado a crear una mayor visión de una situación que viven día tras día personas como las protagonistas de esta historia.

Muchas personas e instituciones han mostrado su apoyo las víctimas de esta agresión por parte de esta empresa. Apoyo que, a pesar de ser cada vez mayor, no es suficiente para compensar un trato como el recibido en este mes de 2018, año en el que ya deberían haberse dado por finalizadas unas actitudes tan como esta.