La Comunidad de Murcia ha asumido la tutela provisional, hasta que se logren esclarecer los hechos, de la niña de 11 años que el pasado viernes dio a un luz en el hospital Virgen de la Arrixaca . Tanto la pequeña como su bebé estarán bajo la custodia de la Comunidad. A los padres de la joven se les ha abierto un expediente en el cual se investiga si existen alguna clase de delito o responsabilidad de ellos.

La investigación permanece abierta, mientras se investiga si realmente es como algunos miembros de la familia de la niña han manifestado a los agentes. Al parecer se trató de relaciones sexuales consentidas entre la niña y su hermano de 14 años.

Cabe mencionar que cuando ocurrieron los hechos, el joven tenía 13 años, por lo tanto sería inimputable.

Aunque en un primer momento se barajó la posibilidad de un posible delito sexual, las primeras pesquisas apuntan a algo voluntario, pese a que la corta edad de ambos, especialmente la de la niña, abren el debate sobre la libertad para consentir relaciones sexuales a una edad tan temprana.

El Consejero de Salud de Murcia ha apuntado a un asunto familiar mas que a un error del sistema sanitario y educativo. Por lo que ha pedido que antes de emitir conclusiones se esperen los resultados de la investigación.