Adriana Ugarte está en plena promoción de la serie que protagoniza y que se estrenará en poco tiempo en Netflix. Se trata de ‘Hache’, que la plataforma de streaming le puso como fecha 5 de febrero para el lanzamiento de la segunda temporada, a un año y medio de la primera.

En este contexto, Adriana Ugarte visitó ‘El Hormiguero’ para conversar con Pablo Motos, junto al coprotagonista Eduardo Noriega, sobre este nuevo trabajo, pero sorprendió con una íntima confesión al revelar que posee una enfermedad psiquiátrica llamada “trastorno obsesivo compulsivo”, conocida popularmente como TOC.

Adriana Ugarte y Eduardo Noriega promocionan el estreno de ‘Hache’

Con soltura y desdramatizando la confesión, contó que “lo está tratando” ante la mirada estupefacta de Pablo Motos y comenzó a relatar los episodios que la hacen padecer el TOC y cómo la condiciona la obsesión, en especial, con la limpieza. Por ejemplo, no soporta ver una miga de pan o un pelo en su casa o en su auto.

Sucede que este tipo de Enfermedades produce stress y ansiedad a las personas que lo padecen, manejando el ritmo de sus vidas cuando no pueden controlar determinados hechos, por ejemplo, en el caso de Adriana Ugarte, y como ella misma contaba, la obsesión por la limpieza.

El TOC de la actriz se centra en la limpieza

Como también aseguró que está haciendo un tratamiento para controlar todos sus “TOCs encadenados”, como ella les llama revela, también en algunos casos consigue contenerse: “si entras en mi coche comiendo patatas fritas no te diré nada pero en cuanto te bajes tengo que limpiar todo y sacudir las alfombrillas antes de llegar a casa".

Es muy ridículo y de pringada absoluta” dijo tomándose la cabeza entre las manos cuando Pablo Motos le preguntó acerca de cierta anécdota ocurrida en Los Ángeles, Estados Unidos, con un plato de ‘edamames’. A modo de introducción, el conductor explicó que las edamames son las vainas verdes de soja, un plato típico de la cocina japonesa, que se sirven enteras, se chupan y se dejan las vainas vacías.

Mucha vergüenza y asco”, terminó confesando.

Vivió en Los Ángeles una desagradable anécdota

Muy histriónica, contó la patética anécdota, donde por error se vio comiendo las vainas ya vacías y chupadas por otra persona de la reunión que mantenía. Una situación realmente desagradable para cualquiera, pero mucho más para Adriana Ugarte, al sufrir ese TOC por la limpieza obsesiva.

Pese a que una de las obsesiones de la cadena de TOCs es la de pasar tiempo sacando las bolillas de los calcetines, el gran esfuerzo que pone en el tratamiento está dando resultados ahora veo una pelusa o un pelo y me esfuerzo por dejarlo ahí”, dice satisfecha.

Además, Adriana Ugarte pudo demostrar ante el público de Pablo Motos que verdaderamente está controlando su TOC por la limpieza, ya que no se ha puesto a barrer y limpiar el estudio de ‘El Hormiguero’ para tenerlo acorde a sus obsesiones.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Series
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!