Tamara, la próxima marquesa de Griñón, luego de una triste semana en donde ha debido despedir a su querido tío Fernando Falcó, ha vestido su rostro de sonrisa y ha retomado de la mejor manera posible sus actividades profesionales.

Tamara Falcó no faltó a sus compromisos asumidos pese al dolor de la perdida

Al igual que toda su familia, Tamara Falcó, ha debido apelar a todo el coraje para resguardar su corazón y salir al aire en el programa ‘El Hormiguero’, a 24 horas de la despedida del marqués de Cubas, último representante de la generación ascendente del clan.

Y no es para menos, ya que el duro golpe corona la seguidilla que ha vivido Tamara, que comenzó en marzo pasado con la muerte por coronavirus de su propio padre, Carlos Falcó y marqués de Griñón, al que luego seguiría el imprevisto infarto que se llevó a Jaime Carvajal, esposo de su hermana Xandra hace poco más de un mes.

Muy respetuosa de sus obligaciones laborales (cabe recordar que fue la última en llegar al funeral de Fernando por razones profesionales), la influencer, hija de Isabel Preysler y del marqués de Griñón, pudo cumplir con total fluidez sus obligaciones en el programa de Televisión 'El Hormiguero', donde participa los días jueves en la tertulia con Nuria Roca y su esposo Juan del Val. Inclusive, se mostró muy fresca y espontánea en sus participaciones y nada en ella hacía notar el dolor por el que está transitando. Hasta pudo participar, junto a sus compañeros, del famoso baile del programa.

Tamara hasta derrochó frescura en el baile de 'El hormiguero'

Con su notable don de gentes, contó una bella anécdota que vivió junto al papa Francisco, muy a propósito de estar éste en los titulares de los diarios del mundo, a causa de su sorpresivo apoyo a las uniones civiles del mismo sexo.

La futura marquesa, ya que es Tamara la heredera del título del padre, contó en el programa que fue convocada a oficiar de madrina y presentadora de las bodas de oro del pontífice como sacerdote en San Calixto, donde inauguró una nueva sede de Scholas Occurentes Italia. Sucedió hace un año atrás y cuando llegó al Vaticano para cumplir el cometido para el que fue convocada se atrevió a recordar, cuando le entregaban los guiones del acto, un tímido: ‘perdona, ¿alguien sabe que nunca he presentado nada?’.

Reveló una anécdota que vivió junto al Papa Francisco

Como era de esperar, Tamara se desempeñó perfectamente en el encargo, aunque, confesó que en algunos momentos se salió del guión ‘mi cabeza dijo otra cosa’ distinta a lo que indicaban los papeles. Así, Tamara cumplió su sueño de conocer al papa Francisco y éste le regaló un rosario.

En la tertulia de ‘El Hormiguero’, se atrevió a hacer una afirmación, basada en su impresión personal sobre la labor que cumple el jefe de la Iglesia Católica: ‘no le gusta lo que le ha tocado’.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!