Durante el reportaje sobre la cámara-termómetro instaladas en la entrada del hospital del recinto de IFEMA (Madrid), el reportero de Telecinco, Lorenzo Díaz, vivió una situación inesperada. A pesar de que en la cámara se indicaba que el periodista tenía 39 grados de fiebre, el susodicho ha dejado claro que no tiene fiebre. Todo tuvo lugar el pasado lunes cuando Telecinco quiso realizar una conexión en pleno directo con el “hospital de mayor ocupación de toda España”, que se ha instalado en el recinto de eventos de IFEMA.

Es verdad que el termómetros de las cámaras recién instaladas (“termosensibles”) han marcado la temperatura corporal de 38 grados cuando el reportero estaba mostrando el funcionamiento de las mencionadas cámaras ante la mirada muy atenta de la presentadora de informativos, Isabel Jiménez.

Pero, en realidad, esos 38 grados no estarían reflejando la temperatura real del cuerpo del periodista.

El joven periodista tuvo que tomarse la temperatura varias veces para demostrar que no estaba enfermo

En la conexión en directo, Lorenzo Díaz explicaba en la zona de hall del complejo sanitario donde han sido instaladas estas cámaras termómetro que son capaces de medir la temperatura corporal a tres personas por segundo a tan solo unos tres metros de distancia. Por otro lado, son capaces de monitorizar hasta 10.000 personas por hora. Una herramienta que se convertirá en fundamental en el mayor hospital de España.

Las cámaras han sido instaladas en el recinto por la empresa china Dahua Iberia y se sigue la misma estrategia que en el país asiático que decidió, durante el mes de enero, instalar este tipo de cámaras en los lugares con más afluencia de gente para identificar a las personas cuya temperatura corporal indicase que tenían fiebre (uno de los síntomas más claros del Coronavirus).

La explicación a los 38 grados estaría en el foco que tenía el periodista delante y que daba calor

El reportero explicaba que al finalizar la intervención, un médico se encarga de tomar la temperatura con la ayuda de un termómetro digital que, en su caso, indicó 36,7 grados. Díaz quiso dejar claro que en Telecinco son muy serios a la hora de hacer su trabajo y, por nada del mundo habría ido a un hospital con síntomas de alguna enfermedad o en condiciones que no fueran las de máxima salud.

Para confirmar que el reportero está perfecto ha vuelto a tomarse la temperatura en pleno directo: el termómetro marcó 36, 5º. ¿Cuál es la explicación, entonces, a los 38 grados reflejados por las cámaras “termosensibles”? Muy sencillo: el reportero estaba delante de un gran foco de cámara y su cuerpo reflejaría el calor del mismo.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!