Una reportera de la Televisión canaria vivió un momento complicado al ser acosada en pleno directo por un joven (incluso, llegó a plantarle un beso mientras la joven intentaba hacer su trabajo). La periodista, Raquel Guillán, intentó aguantar como buenamente pudo y siguió adelante con el directo como si nada estuviera pasando.

La televisión canaria, en pleno directo, vivió un momento muy desagradable durante los informativos que se emiten en la televisión autonómica de las islas. La reportera Raquel Guillán entraba en directo para dar los últimos detalles sobre los fuertes vientos con calima que han sufrido las Canarias durante el último fin de semana, cuando pasó algo que nadie se esperaba.

La audiencia estaba viendo en directo las faltas de respeto y la situación de acoso que estaba viviendo la reportera

Desde la preciosa Lanzarote, la joven comenzó a informar a pesar de que varios viandantes pasaban a muy poca distancia de la reportera e, incluso, no tenían problemas a la hora de saludar a la cámara, sin entender que la joven y su equipo estaban haciendo su trabajo, pero, lo peor estaba a punto de llegar. Y es que un joven anónimo logró colarse en el plano para poder plantarle un beso en la zona de la mejilla a la propia Guillán, que fue capaz de mantener el tipo como pudo.

Tras un momento de cierto desconcierto, la periodista decidió continuar con el directo como si nada estuviera pasando, aunque la audiencia del programa se dio cuenta de lo que había pasado con el joven.

Este vídeo de acoso ya ha llegado hasta Sara Ramírez, consejera de Igualdad, Diversidad y Transparencia de las Islas Canarias, que ha mostrado su completa repulsa, ha apoyado al 100% a la reportera y le ha felicitado por ser capaz de hacer su trabajo a pesar del mal trago que tuvo que pasar.

Varias compañeras de la reportera han denunciado la situación que ha tenido que vivir por el hecho de hacer su trabajo

La propia Radio Televisión Canaria ha decidido denunciar la bochornosa escena y ha mostrado su completo apoyo a la reportera, tal como ha explicado Rocío Delgado, presentadora de Telemadrid, que ha considerado que este es un ejemplo de la gentuza que tienen que aguantar en muchas ocasiones.

Lo lamentable es que, todavía hoy en día, haya gente que considere que esto es “gracioso”, cuando no tiene nada de divertido.

Por desgracia, no es la primera vez que una Mujer reportera tiene que aguantar todo tipo de faltas de respeto mientras hace su trabajo: desde gestos obscenos, tocamientos, besos o, incluso, presiones para que no realice su trabajo.

Algo que se debe denunciar.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!