Noemí Salazar fue la última expulsada de Gran Hermano VIP 7” y con su expulsión pudimos volver a ver a su madre, Raquel Salazar, que llevaba mucho tiempo sin asistir al plató del programa. La empresaria quiso subir a la casa de Guadalix de la Sierra para dar ánimos a su hija. Pero ¿qué ha sucedido para que no volviera a pisar el plató del programa?

Raquel ha explicado que un problema grave de salud le ha impedido formar parte de la aventura de su hija

La realidad es que, desde un fuerte encontronazo con Jorge Javier Vázquez, Raquel no volvió a pisar el plató de “Gran Hermano VIP 7” para poder defender a su hija.

Ahora, Raquel ha querido dar su versión de los motivos que le han llevado a tener que dejar de ir al plató a defender a su hija Noemí. Lo inusual es que la participante del programa “Gipsy Kings” tomase la decisión de llevar un papel mucho más secundario en el programa.

Ella ha querido dejar claro que conoce muy bien a su hija, pero un problema de salud no le ha permitido ir al programa. Además, está convencida de que todo lo que se decía sobre su hija eran barbaridades, mentiras, ya que Noemí ni es un "mueble ni es una persona aburrida".

Ha escuchado en el programa verdaderas barbaridades sobre su hija que le han dolido muchísimo y, hoy en día, ha sido diagnosticada de un problema de depresión grave y mucha ansiedad.

Raquel no fue capaz de aguantar la presión del programa, asegura que ha defendido a su hija con “uñas y dientes” y que lo volvería a hacer. Por tanto, no se arrepiente de las diferencias que ha tenido con Jorge Javier Vázquez y que provocaron que se fuera del plató de "GH VIP 7".

No es la primera vez que la matriarca sufre depresión. Durante la curva de la vida, Noemí explicó que su madre estuvo diagnosticada de depresión en dos ocasiones: una tras el fallecimiento de su abuela y, otra, por los numerosos problemas que vivieron con su hermana. Su madre, según Noemí, se vio superada por todo lo que estaba sucediendo en casa.

Raquel ha decidido visitar a su hija a la casa de Guadalix de la Sierra

Ambas se reencontraron tras tres meses separadas. Noemí ha explicado en más de una ocasión que es la primera vez en su vida que convive con gente que no es de su familia y que pasa tanto tiempo alejada de sus padres y su marido.

Raquel, igualmente, ha querido dar las gracias a todos los seguidores de su hija y por todo el ánimo que está recibiendo a lo largo de estos días. Solo por ella iba a hacer el esfuerzo de subir a la casa, iba a ser un día para disfrutar y no le iba a contar nada malo del exterior. Finalmente, Noemí fue la cuarta finalista de esta edición y se ha quedado a las puertas de la gran final y del maletín que otorga el reality GH VIP.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!