Tras tres días de búsqueda, finalmente este miércoles se ha encontrado el cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa. El cadáver de la ex esquiadora ha aparecido cerca del famoso pico de La Peñota, uno de los lugares más complicados del valle de la Fuenfría, zona boscosa cercana a Cercedilla donde se perdió la pista de la deportista. El pico de la Peñota está justo entre la provincia de Segovia y la Comunidad de Madrid.

Desde un primer momento, las autoridades han informado del hallazgo a los familiares de la que fuera medallista olímpica, que se encontraban en el área de coordinación que se había levantado en el propio aparcamiento del Parque Natural de Las Dehesas donde se localizó el coche con el que desapareció Blanca.

El cuerpo no presentaba ningún signo de violencia y apareció gracias a la actuación del perro de un Guardia Civil fuera de servicio

Al mediodía, las autoridades no querían dar más detalles sobre un cuerpo sin vida que había aparecido en la zona del pico de La Peñota sin ningún tipo de signo de violencia.

Rápidamente se acercaron a la zona miembros del equipo de la Policía Científica para recoger pruebas y acabaron confirmando que el cadáver pertenecía a Blanca Fernández Ochoa.

Fue a las dos de la tarde, durante una comparecencia ante los medios de comunicación que estaban en la zona, cuando las personas encargadas de la búsqueda de Fernández Ochoa y de la investigación del mediático caso de su desaparición confirmaron que se había encontrado un cuerpo de una mujer de mediana edad y que iban a llevar a cabo los procedimientos que se suelen realizar en estos casos: el levantamiento del cadáver y la identificación del mismo. Finalmente, el cuerpo era el de Blanca.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión Historias

Con esta identificación se pone fin a tres días de búsqueda de la histórica medallista olímpica

El cadáver de la ex esquiadora fue encontrado después de que un perro que no pertenecía al equipo de búsqueda descubriera el rastro de la medallista y fuera directamente hasta el lugar donde estaba el cuerpo, ya sin vida, de una de las deportistas más importantes de la historia de España. Fue la primera mujer española en lograr una medalla en unos Juegos de Invierno en 1992.

Según la versión de los responsables del caso, fue un sargento de la Guardia Civil que estaba fuera de servicio pero que colaboraba en las labores de rastreo y que es vecino de Las Dehesas el que encontró el cuerpo cuando estaba peinando la zona con su perro, un pastor alemán que no tiene relación con el Servicio Cinológico de la Policía. El agente no dudó ni un segundo en avisar a los responsables del operativo.

Todo indica que la ex esquiadora podría llevar muerta entre siete y diez días.

Ahora habrá que esperar a los resultados de la autopsia para saber cómo y cuándo tuvo lugar el fallecimiento de la deportista. Desde que trascendiera su desaparición el 31 de agosto, la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa se había volcado en esa zona de la sierra de Guadarrama, a unos 1.900 metros de altura, después de que un vecino señalase que la había visto por el lugar recientemente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más