La exconcursante del programa de convivencia ha confesado en “Sálvame Deluxe” que está viviendo un momento económico bastante complicado, un año después de volver de México. La ex-concursante de "GH 1" volvió después de una dura experiencia en México.

Hace 19 años, María José Galera se convirtió en un personaje histórico de los reality shows de televisión, ya que fue la primera expulsada de la historia de Gran Hermano, un formato que le dio fama y muchísimo dinero. Pero, todo eso se esfumó totalmente y que le ha dejado sin nada.

Anuncios

Según ella confesó durante la entrevista, en aquellos años llegó a cobrar unos 6.000 euros por cada bolo en el que participaba.

Todo el dinero que ganó en aquella época lo gastó en su familia y lo invirtió en diversos negocios como restaurantes o discotecas pero no tuvo ningún tipo de suerte en este tipo de negocios. Actualmente, no tiene un duro en las cuentas.

Vivió la etapa dorada de "Gran Hermano" y de la telebasura

Aunque desde el pasado mes de enero está en el paro y está cobrando un subsidio, es su hija mayor la que paga la casa.

Ella se ocupa de pagar la comida, el agua y la luz. Por otro lado, su hija pequeña, que aún tiene quince años de edad, recibe una pensión por parte de su padre de unos 150 euros.

Pero, para María José Galera, actualmente no solo está viviendo una mala etapa económica, también, ha roto relaciones con la mayor parte de su familia, entre otros, con su propia madre con la que no se habla desde hace más de un año.

María José Galera vivió la etapa más brillante de los programas de telebasura. Fue la primera eliminada de la historia de GH, fue acusada de haber ejercido la prostitución antes de entrar en la casa, mantuvo una relación sentimental con un compañero de su edición. Fue una colaboradora más de programas como "Crónicas Marcianas" o "A tu lado".

Anuncios

No ha tenido mucha suerte en su vida personal

Pero, de eso ha pasado casi veinte años y no le queda nada del dinero ganado en aquella época. Además, no ha tenido mucha suerte en su vida personal y ha tenido que vivir la muerte de su hija mayor que era dependiente.

A pesar de las muchas entrevistas que vendió en aquella época y de los platós de televisión que pisó parece que la vida no le ha sonreído y ella tiene claro que ha cometido muchos errores en su vida. Hace un año volvió a televisión para contar el infierno que había vivido en México, país al que se había trasladado para trabajar en el sector del turismo.

Pero, tuvo que volver.