Han pasado solo dos días desde que Sofía Suescun, Fede Rebechi y Candela hayan vuelto a Gran Hermano Dúo y ya han puesto la casa de Guadalix de la sierra patas arriba. Esta vez ha sido Sofía Suescun quien ha dejado bastante afectado por su vuelta a Alejandro Albalá.

La organización de Gran Hermano Dúo ha querido realizar una repesca justo en el ecuador del concurso. Esta vez ha dejado elegir al público que tres expulsados querían que entraran de nuevo en la casa de Guadalix de la Sierra. Los elegidos finalmente han sido Fede Rebechi, Candela y Sofía Suescun quiénes tienen muchos asuntos pendientes con algunos de los concursantes del reality.

Anuncios

Pero no se quedarán los tres como concursantes de nuevo en el concurso, el próximo jueves el publico decidirá quién de ellos será de nuevo el concursante de Gran Hermano Dúo y el repescado oficial. Aunque esta situación no ha hecho que los tres posibles repescados finalmente tengan una conversación para solucionar sus asuntos pendientes.

La conversación de Sofía Suescun y Alejandro Albalá

Tanto Sofía como Alejandro querían mantener una conversación sobre la situación en la que se encontraban. La entrada inesperada de Sofía ha dejado bastante descolocado a Albalá.

El primer encuentro de la pareja el mismo día en que la de Pamplona entró de nuevo a la casa de Guadalix de la Sierra fue como dijo el presentador del debate de Gran Hermano, Jordi González, "blando".

En su primer encuentro Albalá solo quería saber la razón porque la había vuelto Sofía y ésta solo le preguntaba si se encontraba bien y si era feliz dentro de la casa. "Ahora sí porque has venido tú. No te esperaba. Paso mucha parte del tiempo pensando en ti, en que pasará finalmente entre nosotros" contestó Albalá.

Anuncios

"La realidad es que en este momento no podemos ser amigos"

Después de ese primer encuentro ambos han querido mantener la normalidad dentro de la casa pero finalmente han tenido que tener la conversación que tanto Sofía como Alejandro temían. En esa conversación Sofía fue clara con sus sentimientos y con el camino que debía tomar su relación. "Estuve mal con mi persona y con mis actos. La realidad es que en este momento no podemos ser amigos. Lo mejor para los dos y más positivo es que no estemos juntos", le comunica Sofía a su expareja.

Estas palabras para Alejandro fueron como un jarro de agua fría y no dudó en contarle como se sentía a su compañera de concurso Irene Rosales, a quién le dijo que se sentía muerto por dentro. También Sofía ante esta situación no se encontraba nada cómodo y terminó llorando con Fede Ribecci.