Diego Matamoros busca acercarse a su padre después de años entre dimes y diretes. Este hecho ocurrió en el programa Deluxe, donde Diego deja correr sus lágrimas durante la entrevista. Sin embargo, para Kiko Matamoros no existe ningún tipo de oportunidad para que su relación entre padre e hijo tome un giro diferente.

Aunque la estampa de Diego entre lágrimas pudo impactar, Kiko deja claro que no le afectó en ningún momento. Por su parte Diego Matamoros también comentó que esta sería la última vez que hablaría de su padre frente a las cámaras o en futuras entrevistas.

Anuncios

Kiko Matamoros se mantiene y no baja la guardia

La postura de Kiko Matamoros se ha mantenido aun después de ver cómo su hijo intentó realizar un acercamiento con él después de años de discordia. Este se impactó, pero no dudó en mencionar que el llanto de Diego no logró nada.

Kiko ha dejado saber que pudo haber limitado algún comentario, enfatizando en que pudo jugar sus cartas de forma diferente. Mostrando que pudo darse una disputa más pareja, sin tener que recurrir a alegaciones donde alguno terminará por ceder.

Así, asegura, se habrían evitados algunas interacciones que dejaran ver claramente la postura de ambos y sus decisiones.

La disputa se llevó a cabo por medio de una conexión, lo que implica que ninguno se encontraba frente a frente. Para Kiko resultó más complejo, por lo que al ver cómo Diego dejaba correr sus lágrimas, solo mencionó que su hijo pudo haber sido más prudente.

Diego Matamoros no desea hablar en público sobre su padre

La escena ha cambiado, Diego Matamoros ha decidido no dar ningún tipo de entrevista que gire en torno a su padre.

Anuncios

Esto lo mencionó abiertamente ante el público y el mismo Kiko Matamoros. Añadió que desea que su padre tome la misma postura, respetando a su familia y siendo responsables con aquello que le concierne solo a los dos.

Además, Diego denuncia que se le ha fichado como el único responsable dentro de esta disputa. Al punto de encontrarse inmerso en acusaciones donde se le señala por percibir dinero por cada vez que habla de su padre. Así también añade que su padre nunca ha estado presente en momentos donde económicamente pudo haberle tendido la mano.

Tras oír esta afirmación, Kiko Matamoros responde directamente que le ayudó a su hijo hasta los 28 años y por si fuera poco, le pagó su primer apartamento durante algunos años, incluyendo su coche y la forma en que ha tendido la mano hasta las parejas que Diego Matamoros tuvo en su momento.