José Miguel Monzón, más conocido como 'El Gran Wyoming', no gana para polémicas en los últimos días. Su regreso al espacio televisivo de 'El Intermedio' tras el verano ha estado marcado no sólo por el tono humorístico, sino también por las demandas, pues tras el sketch junto a Dani Mateo con un muñeco réplica del cadáver de Franco, los humoristas y La Sexta han recibido ya la primera demanda por parte de la Fundación Franco alegando que han vulnerado el honor del dictador, acusando al programa incluso de fomentar el odio por razones de ideología y religión, no amparadas en la libertad de expresión según ellos.

Casado le dice a Juncker que España es un desastre cuando pensaba que no era grabado

Alejado de la polémica relativa al caudillo, Wyoming ha revelado en exclusiva unas imágenes del presidente del PP, Pablo Casado, hablando con sus socios europeos cuando creía que ninguna cámara le estaba grabando.

Concretamente, el presidente de la Comisión Europea, Juncker le pregunta a Casado "¿qué tal?" a lo que éste responde con una gran sinceridad y pensando que nadie lo está escuchando: "Bueno...España es un desastre. El nuevo presidente socialista..."

La lección de ironía de Wyoming a Pablo Casado

El espacio de humor de El Intermedio ha aprovechado para ofrecer una nueva lección de ironía en la que el propio presentador recriminaba al presidente del PP que haya desperdiciado a un líder del PP como Rajoy al ir en contra de sus consejos. Wyoming subrayaba que la frase "España [VIDEO] es un desastre" es completamente opuesta a la petición de Mariano Rajoy, el expresidente del Gobierno, quien entre sus consejos, se encontraba "no hablar mal de España".

La Fiscalía se opone a que el Tribunal Supremo investigue a Pablo Casado

La reunión de Casado con sus socios europeos ha dejado un titular [VIDEO] que no sentará demasiado bien a los votantes populares, pues admite abiertamente que el país que pretende representar es un desastre.

Eso sí, las polémicas no se acaban aquí para el presidente del Partido Popular, pues en medio de la controversia sobre los máster, la fiscalía se ha opuesto a que el Tribunal Supremo investigue al político por su máster. Esto ocurre al mismo tiempo que el Gobierno del PSOE ponga en marcha una reforma exprés de la Constitución para acabar con los aforamientos y que cualquier político pueda dar las explicaciones pertinentes ante la Justicia e incluso pueda ser juzgado.