8

En esta edición de Gran Hermano VIP ocurren cosas dentro de la casa y fuera que están dando mucho juego al concurso y el programa no lleva ni una semana al aire. A la llamada de Isabel Pantoja a Sálvame como madre sufridora por su hija, se ha unido ahora un agrio enfrentamiento cargado de mucha tensión entre Carlos Lozano (cuyas ex parejas se encuentran actualmente concursando en el reality) y Sandra Barneda (presentadora del debate) por culpa de Nagore Robles, colaboradora y pareja de ésta última.

Nagore ataca fuerte

En el transcurso del debate de Gran Hermano VIP, Carlos Lozano se estaba sintiendo demasiado atacado por Nagore Robles, tertuliana del programa y actual pareja de Sandra Barneda.

La colaboradora culpó directamente al presentador de ser el origen de la mala relación entre Mónica Hoyos y Miriam Saavedra

El propio Lozano se dedicó a negar la acusación en el transcurso del programa. Los comentarios sarcásticos de la vasca estaban desquiciando a Carlos, quien elevaba cada vez el tono en sus intervenciones anticipando una discusión que resultó ser mayor.

Sandra Barneda entra en acción

Ante la andanada de Nagore Robles contra Carlos Lozano, Sandra Barneda intentaba avanzar en el programa, algo que le estaba costando mucho y razón por la cual decidió intervenir en la discusión. Apelando a la condición de presentador de Lozano, la catalana le pidió mesura, lo que todavía indignó más a Lozano, quien le respondió que “controlara a sus colaboradores”.

La respuesta de Carlos, hacía referencia a la relación sentimental de Barneda [VIDEO]con Robles, y no gustó nada a Sandra, quien le contestó que "pensaba que era más profesional".

El primer presentador de Operación Triunfo no se calló e insinuó un trato de favor hacia Nagore Robles respecto a los turnos de palabra. Barneda, harta de la situación le pidió que se mojara y que no jugara sucio.

Belén Esteban pide respeto

Con el silencio de Nagore y una tensión creciente en el plató con la discusión entre Carlos Lozano y Sandra Barneda, Belén Esteban [VIDEO]se levantó de su sitio para echar una mano a la presentadora, aludiendo a que era el principal elemento a respetar, algo que Carlos debía saber ya que también había sido presentador. Pero el exparticipante de Gran Hermano VIP quiso tener la última palabra afirmando que él callaba cuando se lo decían, pero el resto no.

Tras este rifirrafe se dio paso a videos y a una pausa comercial para, a la vuelta, volver como si no hubiera pasado nada. Nagore y Carlos no volvieron a enzarzarse y Sandra Barneda pudo hacer su trabajo sin ningún tipo de polémica entre los tertulianos. Sin duda, parece que la sexta edición de Gran Hermano VIP se presenta muy caliente dentro y fuera de la casa; y que los conflictos de un lado y de otro marcarán el ritmo del concurso que ha vuelto como uno de los programas de más audiencia de la cadena.