Las polémicas no cesan en torno a la Familia Real. Si los últimos acontecimientos han dejado la imagen de la Monarquía bajo mínimos después de que el cuñado de Felipe VI entrara en prisión y se filtraran conversaciones de Villarejo y Corinna sobre Juan Carlos I, donde se le acusa de cobrar comisiones del AVE a la Meca e incluso de usar a la princesa Corinna de testaferro, ahora, varios medios recogen el testimonio [VIDEO] del primo de la reina Letizia momentos antes de su enlace [VIDEO] matrimonial con el rey Felipe VI.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

Indagaron en el pasado de la reina Letizia, quien abortó un año antes de prometerse

Tanto el CNI como la prensa del corazón indagaron en la vida pasada de la que fuera la presentadora de los informativos de TVE, Letizia Ortiz, con la finalidad de que Felipe VI se echara para atrás.

Por un lado, su boda civil con su profesor Alonso Guerrero no obstaculizaba una boda canónica según los cánones monárquicos. Una reina divorciada no era un escándalo, sin embargo, otro secreto destapado por el primo de la consorte en el libro "Adiós princesa" sí obstaculizaría la boda con el por aquel entonces príncipe de Asturias.

Felipe VI y Letizia pidieron a David Rocasolano que destruyera las pruebas del aborto

Concretamente, David Rocasolano revelaba que Letizia abortó de forma voluntaria apenas un año antes de comprometerse con Felipe. En dicho libro, el primo de la consorte especula que el padre podría ser el presentador de TV David Tejera, eso sí, éste no sabía nada del embarazo según se puede apreciar en el libro. El propio David Rocasolano habría sido el encargado por parte de Felipe y Letizia de acudir a la clínica para destruir las pruebas de interrupción voluntaria del embarazo allá por el 2002.

La propia Letizia se dirigía a su primo explicándole al respecto "tuve un aborto hace un año en la clínica Dator de Madrid" y deja claro que le gustaría que nada se supiera al respecto de esa intervención porque "si Doña Sofía se entera, la boda es inviable". No obstante, Felipe VI también estaba al tanto de la situación intentaba apresurarse: "esto hay que hacerlo ya".

Un aborto voluntario habría supuesto la excomunión automática

Finalmente, el primo de la consorte cuenta que nueve días antes de la petición de mano de los actuales monarcas, quemó los papeles de la clínica en el fregadero de su casa. Su prima y futura reina le llamaba cada día afirmando: "necesito que me digas lo que has hecho con los papeles exactamente, te lo agradecemos". Con todo, la boda se llevó a cabo ocultando una información que de saberse por aquel entonces, no se habría producido. El propio David Rocasolano subraya que con un aborto voluntario, en el Derecho canónico implicaría la excomunión automática.