María Cadepe y Claudia Ayuso, son jóvenes, guapas y amigas, pero sobre todo influyentes, ya que cuentan con casi medio millón de seguidores entre las dos. Un séquito de fans a los que les muestran cómo es su "ideal" vida a diario. Desde hace unos meses ambas han estado mostrando su interés por el misticismo y la meditación, pero lo que parecía un inocente hobby podría esconder otras intenciones no tan inocentes que ahora han sido destapadas.

El vídeo que desató la polémica

Ayer, Rocío Vidal, una youtuber que se dedica a la divulgación científica y que tiene de nombre artístico "La Gata de Schrödinger", subía un vídeo con el fin de alertar a todo el mundo de lo que estaba sucediendo con María y Claudia.

Anuncios

El polémico vídeo acumula ya 150.000 visualizaciones, más de 18.000 me gusta y apenas 700 no me gusta. En el vídeo, Rocío relata qué esconde la empresa que tienen juntas y sobretodo los escasos conocimientos que tienen sobre temas científicos.

Un proyecto muy polémico

Desde hace unos meses, cuando ambas se fueron a vivir juntas a Londres, Claudia y Maria, junto con otras tres mujeres (dos influencers inglesas y una astróloga), decidieron abrir una empresa llamada "Live by your soul". En la descripción de la misma, el grupo de mujeres se definen como "chamanas modernas" y ofrecen ciertos servicios espirituales a cambio de unos precios desorbitados.

Por ejemplo, sesiones de reiki, lectura de carta astral y curación de alma; todas estas sesiones se realizarían por Skype o por PDF y los precios rondan desde las 50 a las 170 libras teniendo siempre la opción de realizar los servicios en inglés o en español, que son los idiomas que controlan dentro del grupo.

Las influencers se defienden

Ante la polémica las propietarias de "Live by your soul" han tenido que defenderse. María Cadepe ha querido dejar claro que los servicios que ofrecen son buenos para la espiritualidad, pero ha querido exponer que no tienen nada que ver con tratamientos psicológicos y que su empresa no se dedica a esos temas.

Anuncios

Claudia Ayuso ha querido también utilizar las palabras de su amiga para aclarar la situación.

Por parte de la empresa han querido comunicar que todos sus clientes están encantados con los tratamientos recibidos y han dejado varias conversaciones con ellos. Sin embargo, la polémica noticia ha crecido como la espuma y muchos medios ya se han hecho eco de las dudosas prácticas de estas influencers.