Sálvame esperó a Rosa Benito en el aeropuerto. Para saber su opinión acerca de los comentarios hechos por sus ex compañeros de plató. La ex colaboradora no quiso emitir ningún comentario, pues dijo que no había visto nada sobre el asunto. Pero Kiko Hernández comentó en plató que la ex compañera se creía Roció Jurado. Explicó que solo le habían dedicado dos minutos de su tiempo en el programa.

Dio a entender que no debería creerse tan importante. Ya que en este momento no era un personaje de interés mediático

Obsesión de Rosa Benito

Kiko Hernández comentó en el plató de Sálvame que Rosa Benito estaba obsesionada con los paparazis.

Ya que había colgado una foto en Instagram donde dijo “Aquí estoy con mis amiguillas comiéndome unos ricos caracolillos”. Luego comentó que alguien había filtrado una información acerca de la ubicación de la ex colaboradora.

Cosa que era mentira según Kiko Hernández [VIDEO], pues este preguntó si había alguien siguiéndola y la respuesta fue negativa. Por lo que el colaborador le advierte que debería calmarse, tiene una obsesión con el tema de la persecución bastante fuerte. Agregó que solo le habían dedicado dos minutos en el programa para hablar de ella. Le aconsejó que no se creyera que pasaron toda la tarde hablando de ella.

Para el colaborador, Rosa Benito se creía Roció Jurado y en realidad para ellos no era tan importante hablar de su ex compañera.

Sentimientos encontrados

Para los colaboradores Rosa Benito no sabía cómo enfrentarse a sus compañeros.

Ya que cada uno le trataría de forma diferente. Al parecer la ex colaboradora [VIDEO] no sabía cómo lidiar con esos sentimientos. Pues algunos tendrían un contacto más cercano hacia su persona y otros menos.

Esto demuestra que tiene miedo de llevar a cabo ese encuentro. Comentaron que en ese momento Rosa Benito se encontraba en las dependencias de Telecinco. Y nadie absolutamente nadie buscó una cámara para seguirla. En definitiva Rosa evita el contacto por temas personales más de aceptación propia que otra cosa.

Kiko Hernández admitió que le molestaba la situación, pues ninguno de ellos se ocupaba de la vida de Rosa Benito. Por lo que cuando colgó en Instagram la fotografía que decía que alguien había filtrado la información de que estaba allí. Decidió hacerle una broma de mal gusto y compartió la fotografía de Rosa Benito en su Instagram.

De resultar cierta la obsesión de Rosa Benito. Tendría que acudir por ayuda, para mejorar dicho problema. De repente a la larga el hecho de trabajar en los medios televisivos puede generar este tipo de conflictos. Esperemos que lo que dijo Kiko Hernández sea mentira y simplemente se descubra quien la sigue.