Raquel Bollo no está pasando por su mejor momento y es que desde que decidió abandonar Sálvame y dedicarse al mundo del diseño casi todo lo que han aparecido en su vida han sido problemas de índole económica, en este caso ha sido Pepa Caballero su ex representante [VIDEO] la que ha decidido embargarla para cobrar todo lo que supuestamente le debe Raquel Bollo.

A los colaboradores de Sálvame no le está yendo demasiado bien y es que dejar el programa parece haber sido el mayor error económico de su vida ya que por lo que cuentan es muy poco lo que se salva del embargo en la vida de Raquel Bollo.

Raquel Bollo, tocada y hundida por su exrepresentante

No todo son buenas noticias para Raquel Bollo y es que desde hace varios días nos hacíamos eco de que iba a dejar el cortijo en donde vivía y se iba a mudar a un chalet por el que pagaría cerca de 2000 € de alquiler mensuales, según nos dicen ciertos medios ya que su representante Pepa Caballero ha hecho ciertas declaraciones que evidencian gravemente la situación económica tan nefasta por la que atraviesa la que en su día fue una gran colaboradora de Sálvame.

Pepa Caballero dijo en socialite el programa presentado por María Patiño que la ex mujer de Chiquetete le debía una cantidad de hasta 30000 € y que en tres juicios la ha ganado. Pepa confirma que su nómina de Viva la Vida se encuentra embargada junto con todos sus bienes y que está dispuesta a llegar a donde haga falta para conseguir el dinero que le debe.

Pepa Caballero afirma que le ganó en tres juicios y que lo último en concreto fue por el Tribunal Supremo y que por tanto no hay posibilidad de apelación para esta sentencia, todo eso transcurrió en el año 2015 y ahora se encuentran en el 2018 y que le haya podido embargar a alguien que define como cortijera diseñadora 124 € aparte de su nómina de Viva la Vida que en cuanto pueda se la pagarán. Crítica el modo de vida de Raquel Bollo, que lo tiene todo embargado, tanto su casa de Espartinas como otra que tiene en la localidad de Camas en Sevilla [VIDEO], como otra finca aparte de que los coches se encuentran a nombre de su hijo.

Y que a pesar de todo Raquel Bollo sigue manteniendo un ritmo de vida frenético que no entiende como su economía es capaz de soportar.

Veremos a ver cómo sale de está, pero al parecer Raquel Bollo se encuentra en la ruina, con imposibilidad de apelación y con la nómina, las casas y los bienes embargados y con su ex representante detrás que ha jurado luchar por recuperar todo aquello que le pertenece.