La Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC), que se encarga de preservar, garantizar y promover el correcto funcionamiento de una competencia efectiva y de una regulación eficientes en todos los mercados, ha sancionado a Mediaset con una multa de 170.335 euros por difundir publicidad encubierta de la revista Lecturas, especializada en informar sobre la crónica social y la prensa rosa.

Publicidad engañosa y pretenciosa

Esto sucedió en los programas de Sálvame Limón [VIDEO] y Sálvame Naranja [VIDEO], el pasado 8 de noviembre del año pasado, en el canal de tele abierta e índole privada, Telecinco. Según lo que nos explica la organización, este hecho intenta vulnerar el articulo 18.2 de la Ley General de Comunicación Audiovisual, que indica y desautoriza "la publicidad comercial oculta y la que utilice algún tipo de mensaje subliminal".

La CNMC ha declarado que durante la transmisión del programa se presentó deliberadamente esta revista, "con la única finalidad de hacerle una cierta promoción, con una incitación directa hacia su compra". Tanto el presentador de Sálvame, Jorge Javier Vázquez, y la mayoría de colaboradores del programa, tienen un acuerdo con Lecturas, por lo que, es habitual que hagan alusiones a esta publicación dentro del espacio televisivo.

El tema ha quedado exhibido

El día de hoy, esta organización ha hecho un comunicado de prensa, donde exhibe el nombre y la portada de la revista. A juicio del organismo, este acontecimiento puede hacer que los televidentes de Sálvame se confundan, "pues en el mismo momento que se le está informando o se está realizando un debate de alguna noticia, también se le está promocionando algún producto, lo que es legalmente incorrecto".

Mediaset tiene la oportunidad de repeler esta notificación, debido a que, podría hacer uso del recurso contencioso-administrativo (es aquella destinada al conocimiento y aplicación del Derecho en el orden administrativo o del Derecho administrativo) ante la Audiencia Nacional, en el lapso de dos meses a partir del día siguiente al que se le entrego el aviso.

Esta no es la única medida que la CNMC ha impuesto a la franquicia. La entidad ha abierto dos expedientes donde también sancionan al programa Sálvame Naranja por emitir algunas escenas inapropiadas en un horario estelar o, para todo el público, en el mes de enero y febrero del presente año. En este caso, la empresa italiana dispone de 10 días para presentar una impugnación a estas acusaciones.