El transcurso del tiempo no apaga el entusiasmo generado por Operación Triunfo. Mientras miles de personas preparan su participación en el casting para la nueva edición, los 16 protagonistas del regreso del formato a la televisión acaparan focos a cada palabra que sueltan. Más allá de las audiencias registradas, en torno al 20%, el furor causado por el talent musical se ha vislumbrado en las diferentes redes sociales. En Twitter OT fue lo más comentado diariamente, y aún meses después aparecen tendencias relacionadas con el programa.

Un aspecto positivo para los concursantes, que pueden acercarse a sus fans con mayor facilidad que antaño, pero a la par una situación incómoda, debido a los ‘haters’ que se dejan ver con frecuencia.

Todos, en mayor o menor medida, han sufrido acusaciones e insultos, desde Cepeda, hasta Alfred. Una situación extremadamente delicada para un grupo que casi en su totalidad supera por poco la mayoría de edad. Tras semanas encerrados, al margen de todo, han tenido que lidiar con su nuevo papel de ‘famosos’ y verse expuestos a las críticas.

Críticas a su participación en Eurovisión

Estos desprecios resultan peores cuando nada tiene que ver con la música. Si a Cepeda le han tildado de “acosador”, a Alfred le han llamado “independentista” y, lo que es peor, le han deseado todo el mal posible tanto para su actuación en Eurovisión como para su carrera [VIDEO]. El joven, residente en Barcelona, tiene derecho a guardar cualquier ideología, pero más allá de eso, las críticas recibidas han sido siempre sin fundamento alguno.

Tras la rueda de prensa posterior a la final, Alfred se dirigió a varios periodistas, entre los que me encontraba, para decir lo siguiente: “No me declaro independentista”. Esas, hasta la fecha, han sido sus únicas palabras referentes al tema, porque no quiere abrir tan absurdo debate.

Acudir a la Diada no se traduce en un odio a España, como muchos periodistas han querido transmitir sin conocimiento alguno del asunto.

Polémica por un libro

Algo similar a lo que aconteció con ‘España de mierda', el libro que Alfred le regaló a Amaia. “Estamos a muerte con España”, dijeron ambos. A la pareja le gustaba Albert Pla y de ahí el obsequio. “No es un libro que hable de política ni de independentismo”, explicaron de forma contundente. Por fortuna para sus seguidores, la fortaleza de Alfred, que a lo largo del concurso superó sus problemas de ansiedad, ha salido fortalecido de toda esta situación.

Ha ignorado a los que le deseaban un mal resultado en Eurovisión [VIDEO] y se ha centrado en preparar su nuevo trabajo, ya liberado de todo el estrés que ha generado la actuación en Lisboa. El catalán está emocionado y cada vez más cerca de presentar ‘1016’, el que será su primer disco tras salir de Operación Triunfo, y con el que espera cerrar una gira de conciertos. Ajeno a todo, tras recibir críticas e insultos, Alfred demuestra que todo lo dedica a la música.