Malas noticias. Muy malas. Por no decir, directamente las peores posibles para Mediaset España en general y Telecinco en concreto después de que, a estas alturas, ya no haya ninguna duda de que la relación entre dos de sus pesos pesados y mayores valores de la cadena se hayan declarado una suerte de guerra mediática a la que no parece divisarse final alguno.

Y es que después de lo sucedido el pasado fin de semana durante el enganchón mantenido entre ambos en el Sábado Deluxe, en el que Jorge Javier Vázquez no dudó en reafirmarse en sus críticas a las espaldas a Belén Esteban realizadas en un momento dado y de que estas cayeran como un jarro de agua fría a quien se consideraba una amiga íntima del presentador, ha provocado una escalada en el cara a cara imprevisible para cualquiera.

La guerra entre la Esteban y J. J.

Porque cuando ambos volvían a juntarse en el plató de Sálvame durante esta semana, la cosa no parecía precisamente calmarse. Ni mucho menos. El presentador con más espacios de la cadena de Fuencarral, tras haber visto de morros a la de San Blas, le reiteraba [VIDEO]lo dicho a ella y a María Patiño y Lydia Lozano el pasado sábado. Que se habían comportado como unas "brujas" y que parecían "amargadas".

Por si esto fuera poco, aseguraba que tanto él como la dirección del programa habían "detectado un problema" serio para con el programa. Y es que ambos pasaban demasiado tiempo juntos y llevaban demasiado tiempo guardándose cosas los unos de los otros.

Era entonces cuando Belén, a pesar de que al principio trató por todos los medios de no echar gasolina al fuego -porque ya se conoce- soltaba una indescifrable frase que algunos han querido interpretar como un mensaje [VIDEO]de advertencia al de Badalona.

¿Amenazó Belén a Jorge Javier?

La sentencia en cuestión proferida en directo y mirando al catalán fue la siguiente: "Traerme el barreño, que me voy a recoger la sangre porque no tengo lengua".

Como era de esperar, a partir de ese momento, las interpretaciones sobre si se trataba o no de una amenaza, si venía a recordarle que ella estaba callando porque si abre la boca arderá Troya, o incluso de si se la había inventado y solo ella sabía qué es lo que realmente quería decir con aquella suerte de trabalenguas o frase indescifrable se agolpaban en las redes sociales.

Allí, si algo tienen claro, es que Sálvame y el Deluxe son ingobernables si ambos no consiguen reconducir su relación. Parece que en Mediaset piensan lo mismo.