Las malas noticias parecen agolparse tras el nombre de la colaboradora mejor pagada de Telecinco. Si hace unas horas se hacían públicas las líneas rojas que su hija le habría puesto a la hora de referirse a ella en los medios de comunicación, ahora es uno de sus mayores apoyos quien parece no estar respondiendo con reciprocidad a lo que ella asegura sentir por él.

Hablamos de su relación con uno de los grandes pesos pesados de la cadena de Fuencarral y amigo íntimo de Belén Esteban desde hace casi veinte años como es Jorge Javier Vázquez. Un apoyo fundamental a nivel personal y profesional para la colaboradora de Sálvame que, tal y como ha podido conocer este fin de semana, le ha traicionado [VIDEO]y de qué forma.

De hecho, tomando la definición de infidelidad, es decir, "falta de firmeza y constancia en los afectos, ideas y obligaciones, y en el cumplimiento de los compromisos establecidos" no cabe ninguna duda de que le habría sido infiel a la rubia en su relación de máxima confianza. De hecho, así lo sentiría ella.

La princesa del pueblo se derrumba

Y es que era en la última aparición [VIDEO]pública de ambos, y con el famoso y polémico polígrafo de Conchita de por medio, cuando el conductor con más programas de Mediaset España reconocía haber sido muy duro con la de San Blas, a la que habría criticado duramente en varias ocasiones. Algunas de ellas cuando esta no estaba delante ni sabía que le estaban dando estopa.

Algo que el de Badalona aseguraba en el polígrafo revelándose como verdad y que argumentaba ante una Belén Esteban a punto de derramar las lágrimas señalando que nunca lo hizo con inquina, sino porque le importa.

Ya que, según el catalán, cuando alguien te importa eres más crítico con esa persona, le exiges más y le pides también más que al resto.

Belén Esteban, al borde del llanto

Visiblemente afectada, Belén Esteban recibía las palabras en el plató y ante toda España cariacontecida y sin saber qué responder. A cualquier otro le hubiera dado una patada. Ya no está para infidelidades, traiciones y golpes bajos de nadie. Pero es que Jorge Javier Vázquez no es precisamente alguien. Ni para ella ni para el resto de quienes la rodean y le quieren.

Sea como fuere, y salvo giro inesperado, la reacción final de ambos tras la confesión deja entrever que la única salida que tienen es hacer buen el refranero español y repetirse para sus adentros aquello de "pelillos a la mar" y "empezar de cero". Así será.