Si en algo convendremos todos, o casi todos, es que la vida de Belén Esteban no ha sido fácil. Si bien ha podido disfrutar de una ola mediática que le ha ayudado a no tener que deslomarse para ganar auténticas barbaridades de dinero, también es cierto que durante el proceso que le ha llevado al día de hoy ha tenido momentos mucho más que duros.

Y es que, cabe recordar, hubo una época en la que la colaboradora mejor pagada de Telecinco se metió en asuntos de lo más delicado que tuvieron consecuencias para su salud que a punto estuvieron de llevársela por delante. Algo que, según ella, estuvo más cerca de lo que muchos creen.

El capítulo más negro de la biografía de la Esteban

Una fecha que esta ha querido recordar en su última aparición [VIDEO] en los medios de comunicación en el programa Viva la vida presentado por su amiga Toñi Moreno y en el que, haciendo un repaso por los momentos en los que fue más perjudicada por la supuesta mala praxis de Toño Sanchís y todos los actores envueltos en el Toñogate, retomaba para dar más detalles escabrosos sobre aquel día.

Los hechos se remontan a 2011, cuando esta se encontraba en un estado de salud de lo más delicado. Según sus propias palabras el año en el que estuvo peor, en el que se encontraba realmente "muy mal". Tanto fue así que hubo un día en el que gente con la que estaba trabajando en el equipo -se intuye que en Sálvame- decidió coger el toro por los cuernos y enfrentarse a ella ante la seria posibilidad de que, en cualquier momento, esta perdiese la vida.

Según la conocida como la princesa del pueblo, ese día [VIDEO], sus jefes se pusieron manos a la obra y le buscaron "el mejor médico para mí. Soy consciente de que me podía haber muerto". Por suerte acabaría aceptando la ayuda en la decisión más importante, probablemente, que acabaría teniendo que tomar a lo largo de su biografía.

El día en el que la muerte estuvo más cerca de Belén

Un día que esta tiene marcado a fuego en su recuerdo y que, al parecer, le cambió la vida por completo siendo este el inicio de una recuperación que, a pesar de posteriores sustos, ha acabado por dejarla tan bien como esta se muestra hoy en día en televisión, donde por cierto nunca rehuye ante la posibilidad de rememorar capítulos tan negros de su vida como el citado.

Si de algo está orgullosa Belén Esteban es de haber podido salir adelante y de haber sacado, también, adelante a su familia al completo tras recuperarse de su experiencia más cercana a la muerte. Aquella que ya es solo un recuerdo lejano.