Las redes arden con Sálvame y esta vez no es por la manera en la que han tratado algún tema relacionado con la crónica social, ni tampoco porque se haya montado una nueva escena bochornosa cargada de insultos y malas maneras en pleno horario infantil. Nada que ver con eso. La razón no es otra que el tratamiento que el programa de corazón decano de la televisión española realizó sobre el tema de la muerte del pequeño Gabriel.

Con casi todos los magacines realizando programas especiales sobre el caso que conmueve a toda España, Sálvame [VIDEO] no quiso ser menos y modificó toda su estructura para pasarse la tarde comentando el presunto asesinato por parte de la principal sospechosa del caso, la novia del padre, y todas las noticias que se han venido produciendo a raíz de su detención.

Un programa que pronto muchos empezaban a criticar en las redes sociales se notaba improvisado, en el que Paz Padilla -presentadora en el día de ayer- apenas tenía conocimientos detallados sobre el caso y donde algunos usuarios de la red del pajarito no tardaron en ver un poso de morbo en la forma en la que comentaban ciertos detalles y se recreaban con las imágenes.

Por si todo esto fuera poco, la gota que colmó el vaso llegó de la mano de introducir un faldón en mitad de una mesa de debate que pretendía ser lo seria que no resultó a la fin, adelantando la bomba que iban a lanzar después de la mano de un testimonio que iba dirigido a Gustavo y con María Lapiedra como protagonista.

Así pues, mientras ellos hablaban de un asesinato a un menor, la dirección decidía "cebar" a la audiencia con un titular bomba sobre el asunto que empieza ya a oler a pasado -cuando no a montaje- de la relación del paparazzi y la que fuera actriz de cine para adultos.

Sálvame y sus errores con el asunto de la muerte del pequeño Gabriel

Como se pueden imaginar, en las principales redes sociales, donde cada vez parecen haber más detractores del espacio más rosa de la parrilla televisiva española, las críticas se fueron endureciendo preguntándose si era ético o moral lo que estaban haciendo, subiéndose a la ola del caso que más horas ocupa en la televisión en busca de audiencia sin estar preparados como deberían, y sin dejar de recurrir a estrategias pueriles para no perder a sus más fieles.

Sea como fuere, parece que nadie ha levantado la voz al respecto en Telecinco. Parece que la televisión de Vasile no tiene pudor alguno en actuar como lo hizo ayer. La audiencia, por otro lado, parece pasárselo todo. Eso sí, no en las redes sociales.