Tradicionalmente, cuando se habla de personajes del mundo del corazón y la crónica social herméticos se suele utilizar como ejemplo paradigmático el caso de Kiko Hernández [VIDEO]. Una persona que, a pesar de pasarse la vida acumulando enemigos por revelar asuntos de lo más personales de la vida de otros, ha conseguido mantener la suya completamente al margen hasta límites insospechados. Y es que, a modo de ejemplo, todavía nadie hoy sabe a ciencia cierta cuáles son sus gustos o su orientación. Algo de lo más llamativo.

Mucho menos se habla, a pesar de ser otra de esas "rara avis" en lo que se refiere a su capacidad para burlar que se mente lo más mínimo su vida privada, de Mila Ximénez. De esta, más allá de su larguísimo matrimonio con Manolo Santana y de haberse deslizado que ha habido otros hombres y mujeres con más verborrea que argumentos, nada se sabe.

De lo poco que se conoce en su círculo más cercano y, cómo no, en todo lo que tiene que ver con la industria del corazón, es que el gran amor secreto de la veterana periodista fue un enorme empresario marroquí con quien esta estuvo compartiendo su vida alrededor de una época durante los años noventa.

Hablamos, cómo no, de Rafael Aguilera, de quien esta parece nunca llegó a desenamorarse al 100%, y quien perdía la vida el pasado 23 de febrero, tal y como recogen nuestros compañeros de la revista Lecturas, en la que conocen a la perfección a la comunicadora, dado que es una de las columnistas fijas de la publicación desde hace mucho tiempo.

Una pérdida que pillaba completamente por sorpresa a una Mila Ximénez [VIDEO] que estaría destrozada tras confirmar de la mano de amigos íntimos que la persona con quien esta se fue a vivir a Marruecos una eterna luna de miel hasta que el amor se acabó rompiendo por asuntos de lo más nimios les ha dejado a todos.

Vídeos destacados del día

Tal y como la revista asegura, esta se habría quedado "muy tocada" tras enterarse de su muerte, dado que el "enorme cariño" que esta siempre le profesó se mantuvo hasta el último día. Y es que, para que se hable abiertamente de "amor secreto" muy fuerte tuvo que ser ese vínculo que marcó la vida de ambos para el resto de sus días.

Mila Ximénez, de luto oficial y oficioso

Desde que su última relación seria acabase, Mila ha ido viviendo, al menos públicamente, una suerte de luto oficioso -que ahora es también oficial- de lo más llamativa. Eso sí, como esta misma comentaba recientemente, está abierta a enamorarse "de un gay o de una mujer" si le saben hacer feliz.