La publicación del libro del primer marido de la Reina de España, Letizia Ortiz, ha encendido todas las alarmas en la monarquía española. Hasta el punto de que están moviendo los hilos para que no se conozcan algunos de los detalles más íntimos de esta relación sentimental. En este sentido, desde el diario online de Pedro J. Ramírez, El Español, se incide en uno de los documentos más buscados por parte de los periodistas es el certificado de boda de la pareja ha sido guardado con especial precaución.

No en vano, una de las opiniones con que se viene especulando en los últimos años es que habrían sido los servicios secretos españoles, el CNI, los encargados de realizar esta operación en la localidad madrileña de Arganda del Rey.

Se trata de una información que cobra especial vigencia por el hecho de que la monarquía española esté ocultando esta parte de la vida de la actual Reina de España, Letizia Ortiz.

El ex marido de Letizia ha encendido las alarmas

Uno de los principales temores por parte de las instancias vinculadas a la Casa Real es que Alonso Guerrero [VIDEO], primer marido de Letizia Ortiz, pueda poner en manos de la opinión pública algún material sobre la vida de la esposa de Felipe VI. En este sentido, uno de los mayores miedos estaría basado en la difusión de fotos desnudas de este personaje.

No en vano, el ex marido de la Reina de España ha asegurado que conserva en su poder este material tan comprometedor para la primera familia española. Y que ha provocado que este asunto ya esté en las conversaciones de buena parte de la ciudadanía española.

Aunque son muy pocos los medios de comunicación que lo han reflejado en sus contenidos información.

Destrucción de las fotos del enlace

Uno de los motivos por los que la Casa Real [VIDEO] está manejando toda la información sobre este periodo en la vida de la que fue presentadora de Televisión Española está sustentando por una información que ha divulgado la periodista Pilar Eyre. Alude a que une ve que se confirmó el noviazgo real entre Felipe y Letizia, se destruyeron todas las fotos que habían sacado los ciudadanos de a píe, así como un mandato expreso para que no hablasen con nadie sobre este evento y mucho menos con los periodistas.

En estos momentos, el gran temor desde los círculos de La Zarzuela es que puedan salir algunos datos y material gráfico a la luz pública. Aprovechando el especial protagonismo que está cobrando en estos días el ex marido de la primera dama española.