Rose McGowan, conocida por ser la actriz de Scream, publicó recientemente su autobiografía Brave, la cual presentó en Barnes & Noble (NY) una prestigiosa librería estadounidense. Durante la presentación, una de las asistentes, una mujer transexual que estaba en desacuerdo con Rose, la acusó de no haber hecho nada por su colectivo trans (más específicamente el colectivo trans víctima de violaciones) y ser todo fachada. A todo esto, Rose se enfureció y le contestó muy de mala manera, alegando incluso que no estaban al mismo nivel: No me etiquetes, hermana. No me pongas tus etiquetas, no hagas eso. No me pongas tus etiquetas. Yo no vengo de tu planeta. Déjame tranquila. No me suscribo a tus reglas. No me suscribo a tu idioma. No me pondrás etiquetas ni a mí ni a nadie. Da un paso atrás. Deberías estar agradecida por lo que hago por el maldito mundo. Cállate y quítate del medio. ¿Qué he hecho? Sé lo que he hecho, maldita sea.

La gente la aplaudió por ello.

A pesar de haber sido aplaudida, a partir de este conflicto, Rose ha decidido cancelar las demás presentaciones de su libro.

La repercusión social

La verdad es que la gente ha reaccionado bastante bien al conflicto, defendiendo a la mujer y rechazando a Rose, pues la reacción de Rose no ha sido normal y puede que no esté preparada para escribir si no es capaz de recibir críticas. Ha sido una agradable sorpresa ver cómo no solamente el colectivo LGTB se ha revolucionado por esta causa y que cada vez hay más gente que apoya la diversidad. La verdad es que ya sería hora de ir cambiando las tornas de las noticias sobre gente transexual, pues siempre o casi siempre que se consigue una noticia de este colectivo suele ser para mal; ya que suelen ser usados o bien para crear polémica como en Gran Hermano [VIDEO], o suelen ser esquelas o noticias de violaciones.

Y es que el maltrato, el bullying o todo lo que viene a ser negligencia hacia la gente trans no solo pasa fuera de casa: Este año ya hace dos desde que Alan, un chico trans de Barcelona, se suicidara por acoso. Y solo es un caso entre muchos los que hay.

Es hora de concienciar más a la gente de que en vez de enseñar a correr a casa, a andar con las llaves en la mano preparadas y otras cosas; debemos enseñar a no perseguir ni a violar. Es hora de concienciar más a la gente de que en vez de aguantar y no llorar "como una nena" , debemos enseñar a no acosar a los demás por ser diferentes. Es hora de enseñar los valores correctos de una vez.