Solo aquellos que sufren una de esas enfermedades incurables cuyos único tratamientos posibles son los paliativos enfocados a mejorar la calidad de vida de los que la padecen saben de qué estamos hablando.

Y es que no muchos fans o detractores de "Belén Esteban" saben que esta lleva luchando de manera incansable la friolera de 30 años contra una enfermedad crónica como es la diabetes que, a pesar de lo que muchos creen, es tan peligrosa que quienes la sufren pueden contar a buen seguro pasajes en los que creían que todo se iba al traste.

Algo que a la colaboradora de "Sálvame" le ha pasado en varias ocasiones siendo dos de los más potentes los revelados durante el pasado mes de noviembre cuando esta sufrió un par de bajones de azúcar que, en sus palabras, le hicieron "ver la muerte" de muy cerca.

Aunque casi nadie lo sabía ella dice que estuvo en coma [VIDEO] durante dieciocho días tras uno de estos bajones sufriendo al escuchar a su hija y a su padre pidiéndole que volviera cuanto antes sin poder hacer nada más que luchar contra una situación que la tenía presa en un cuerpo que, al no regular de manera natural la insulina, no funcionaba como su cabeza generando una situación claustrofóbica de primer orden.

Quizás del que sí que fuimos todos conscientes fue del que tuvo lugar mientras estuvo concursando en Gran Hermano VIP teniendo que ser evacuada [VIDEO] de la casa de Guadalix de la Sierra para que un médico la viese y le ayudase a recuperar los niveles de azúcar haciendo saltar las alarmas de los seguidores del 24 horas del relaity show decano de la Televisión patria.

Belén espera haber dado con la solución a sus problemas de salud

Fue durante los últimos meses del pasado año cuando Belén Esteban se enteró de que existía la posibilidad de someterse a una serie de pruebas que determinasen si era compatible o no para portar una bomba de insulina que podría evitarle más sustos como los comentados el resto de su vida.

A pesar de lo aparatoso del invento, esta aceptó sin dudarlo durante los primeros días del año, momento en el que estuvo ausente de la televisión desatando todo tipo de rumores. No obstante no sería hasta esta pasada semana hasta la que esta empezó a probarlo con suero en lugar de insulina.

Dado lo bien que está respondiendo su cuerpo ya se ha dado el visto bueno para que empiece a portar la bomba de insulina funcionando la perfección en su último acto de lucha contra una enfermedad que, eso sí, le acompañará toda su vida.