Líos y más líos para Sálvame tras cada emisión del programa de corazón decano de la televisión española. El último ha llegado de la mano de unas durísimas acusaciones dirigidas a los colaboradores y al presentador de este espacio que prometen dar mucho que hablar.

Todo comenzaba durante la última emisión de este programa en el que invitaban a participar a Liz Paulo, quien parece podría ser la nueva novia del que fuera alcalde de Marbella y ex novio de Isabel Pantoja, Julián Muñoz.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Esta intervenía desde Marbella.

Después de empezar contando cómo lo conoció, según ella en un club de padel, y responder que lo que más le agradó del que fuera edil de la localidad malagueña fue su "porte" siendo poco después cortada por Kiko Hernández quien aseguraba que todo lo que estaba contando esta señora era mentira.

Según este, ella tendría novio, un tal Tony, y sería un montaje de ambos para tratar de ganar dinero a costa de un Julián Muñoz con el que apenas habría coincidido un par de veces. Algo que esta negó asegurando que Tony era su amigo. Sin embargo las acusaciones de haber provocado el vídeo de ella bailando con Julián y haberlo filtrado a la prensa en busca de notoriedad iban sacando de sus casillas a la joven.

En un momento dado, y cuando otros colaboradores respaldaban el discurso de Hernández, sobrepasada por las acusaciones, acusó a los presentes de estar "abusando" de ella y de estar iniciando una "guerra mediática" contra ella. Tras esto, juraba por sus hijos que nunca había tenido el vídeo de marras en sus manos.

Antes de despedirse, visiblemente afectada, quiso remarcar que "estoy enamorada de Julián" y lo que tal vez pasaba en Sálvame [VIDEO] es que "quizás haya racismo".

Algo que sorprendía y mucho a los presentes.

Belén Esteban niega las acusaciones

La primera que saltaba como un resorte tras escuchar las durísimas acusaciones que Liz había espetado antes de marcharse de la entrevista fue Belén Esteban [VIDEO].

La conocida como princesa del pueblo calificaba de "vergonzoso" que la señora que mantenía un discurso de dudosa credibilidad y que había accedido a someterse a un cuestionario en el programa que sabía iba a ser duro saliera por peteneras acusando de racismo a los miembros del programa.

Si bien para muchos la acusaciones de la teórica amante de Julián Muñoz estaba fuera de lugar, para otros dejaba la sombra de la duda sobre algunos de los que hacen Sálvame. Cada uno que saque sus propias conclusiones.