¡Qué poca suerte tiene esta mujer! Es lo primero que nos viene a la cabeza viendo una nueva desventura de quien no pretende más que ganarse la vida cantando. Claro que tendría que mirar muy bien de quien se rodea o esos mundos de Yupi en los que recala, pueden hacerse pedazos.

Por si no tuviese bastante con una madre a la que incluye en algunos de sus conciertos para mantenerla alejada de los que propiciaron la separación con su padre Amador Mohedano y se afanaron en que Rosa Benito, su mujer, escupiese en directo todo el veneno acumulado en sus largos años de matrimonio y traición.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Desde que en 2014 la despidieron del programa de Teresa Campos, nada ha sido igual en la vida de esta mujer, sufridora donde las haya, pero que a pesar de ello, cada día lanza sus buenos propósitos al mundo a través de su Twitter.

Posible tráfico de influencias

Este fin de semana "Sálvame" se desplazó hasta la pedanía toledana de Membrillo donde sus 120 vecinos se encontraban disfrutando de las fiestas patronales en las que iba a dar un concierto Chayo Mohedano junto con Carlos Vargas y un pianista que los acompañan.

Kike Calleja era el encargado de dar cobertura [VIDEO]a la actuación pero Chayo prohibió la entrada de las cámaras al teatro municipal donde se iba a desarrollar el concierto. El Road mánager de la zona de nombre Rubén, tenía el primer altercado con Kike al impedirle desarrollar su trabajo.

Se le dijo desde el ayuntamiento que Chayo había cobrado 2500 euros más I.V.A por lo que el total ascendía a 3000 euros. Sorprendía esta cifra en un pueblo de tan pocos habitantes y a todo esto Chayo llorosa se subía al escenario para decir al pueblo allí reunido que no iba a cantar y que prefería devolver el dinero ya que “Sálvame [VIDEO]” a lo que iba era a hundir su trabajo, lo que da de comer a su familia.

Un teniente de alcalde al borde de un ataque de nervios

La cosa se iba complicando y por eso Juanjo Díaz el teniente de alcalde de la población, accedía a dar explicaciones. Lo que no se esperaba es que Kiko Hernández le preguntase si el Road mánager que se había encargado de la contratación de Chayo era su cuñado.

El pobre hombre tragaba saliva, enrojecía y se quejaba de que hubiesen investigado su vida, diciendo que él no sabía que iban a preguntarle lo que es un hecho que no admite negación.

La sombra del tráfico de influencias planeaba ya sobre el Ayuntamiento de El Membrillo, ya que al desmedido caché siendo la población de menos de 200 personas, se unía el parentesco entre el que ofreció la actuación de Chayo y el teniente de alcalde que la facilitó.

Hoy se han apresurado a rectificar las cifras diciendo que la partida para gastos de las fiestas ascendía a 2500 euros y de ese total 1100 se le pagaron a un grupo de música que actúo el primer día y el resto a Chayo y acompañantes.

Así ahora los números cuadran aunque no era los que se habían dicho en principio.

Al parecer el teniente de alcalde anda lloroso al haber sido cogido con el carrito del helado, lo que sin duda puede acarrearle más de un disgusto porque los membrilianos están que trinan, ante una contratación con dinero público que por lo menos sigue estando en entredicho.

Chayo da por fin su concierto

Con más de una hora de retraso (magnífica la paciencia de los vecinos de El Membrillo) Chayo se subía al escenario para dar su concierto, que al no haber dejado que se pudiese grabar, ignoramos como fue, aunque suponemos que su profesionalidad pudo con los nervios de la situación.

Cuando abandonaba el pueblo, de nuevo Rubén el “contratista” se liaba a manotazos contra Kike que trataba de hablar con ella y contra el cámara, como podéis ver en la foto que ilustra este artículo.

Preguntada al respecto de unas declaraciones en el sentido de que aceptaría sentarse en un plató de Televisión previo pago, Chayo lo negó y dejo a Kike Calleja por mentiroso.

Este es el tuit que colgaba en su cuenta al respecto.

Naturalmente que haya cobrado lo que haya cobrado, Chayo Mohedano no tiene la culpa de este supuesto tráfico de influencias membriliano, pero debería tener en cuenta que no se le pueden poner puertas al campo y que a los “enemigos” es mejor tenerlos cerca y más si encima te hacen publicidad.