El ex alcalde de Marbella, #julián muñoz, ha pagado muy caro su desenfreno hasta altas horas de la madrugada en una discoteca de la Costa del Sol. Acompañado de una atractiva señora se pasó la velada a ritmo de sevillanas, del que es un consumado seguidor. Pero tuvo la mala suerte que fue grabado mientras estaba entusiasmado bailando estos ritmos tan alegres. Un vídeo que ha ofrecido en exclusiva el digital del Pedro J. Ramírez, El Español, y del que se han hecho eco las autoridades penitenciarias de nuestro país.

El resultado no ha podido ser otro que la vuelta a la prisión de la antigua pareja de la tonadillera #Isabel Pantoja.

No en vano, uno de los motivos por los Julián Muñoz salió de la cárcel era el de su delicado estado de salud. Contrasta con la imagen alegre y desenfrenada del sucesor de Jesús Gil y Gil en su noche loca en la pista de la discoteca. Un error de cálculo que le ha costado muy caro a uno de los personajes implicados en la #operación malaya. Ahora le tocará seguir el disciplinado régimen carcelario que tanto quería evitar.

Rápida recuperación en su estado de salud

Su salida de la prisión, ahora algo más de un año, fue propiciada por la aportación de una serie de pruebas que demostraban un estado de salud muy delicado a través de varios procesos degenerativos. Y que incluso tuvo una amplia repercusión en la televisión a través de los diferentes programas del corazón.

En donde se podía comprobar una figura de Julián Muñoz en un pésimo estado.

Muy delicado, sin apenas fuerzas y donde apenas podía hilvanar varias palabras seguidas en sus conversaciones. Pero el milagro se ha producido y estos días pasados ha vuelto a ser el mismo que siempre fue: amante de la juerga, la noche y sobre todo de la buena vida. Como en los tiempos en que era el regidor de la villa de Marbella.

Retirada de la pulsera telemática

Las nuevas medidas penitenciarias tras el pufo de sus juergas flamencas por la noche han ido acompañadas por la retirada de su pulsera para controlar sus movimientos. Para que de esta forma, siga con su condena bajo el régimen de tercer grado. Esto en la práctica significará que durante el día estará en el Centro de Inserción Social, así como dormir por las noches en el centro penitenciario en donde está ubicado.

En este sentido, ya le será muy complicado aludir a su salud para disfrutar de un régimen de libertad con el que pueda disfrutar del calor de las noches malagueñas. Porque además ha mostrado en el video un físico que parecía muy saludable.