Cuando parecía que #Sálvame se había convertido en una balsa de aceite después de las abruptas salidas de varios de los colaboradores más díscolos con la dinámica de grupo que impera en el programa de corazón decano de la televisión española vuelven las curvas que amenazan con sacudir al planeta Sálvame [VIDEO].

Lo hacen de la mano de la última publicación sobre los praxis que se estarían supuestamente llevando a cabo en el espacio más rosa de la televisión patria que nuestros compañeros de EsDiario han puesto en primera plana y hablan de nada menos que de la limitación de un derecho fundamental como lo es el de la libertad de expresión.

Según esta cabecera los tertulianos tendrían terminantemente prohibido hablar de determinados temas. En este caso, uno en concreto, es el que ellos habrían podido confirmar en las últimas horas en relación al interminable culebrón que atiza a Gustavo González, María Lapiedra [VIDEO] y el marido de esta, Mark Hamilton.

La información que poseen nuestros colegas habla de una "prohibición" expresa a la hora de "hablar de las otras amantes" que, supuestamente, tendría o habría tenido el paparazzi. La razón que estos esgrimen no parece baladí. El fotógrafo gozaría de una "cierta protección" por parte de las altas esferas que así se lo habrían hecho saber a los comentaristas de este espacio. Ante esta publicación, como era de esperar, las redes sociales han echado a arder.

Lejos de que este aviso haya servido para ocultar información alguna, se pone de manifiesto la relación de Gustavo con Tamara García, una ex de Kiko Rivera.

Este affaire habría tenido lugar hace diez años, cuando este ya estaba en pareja. Algo que, según esta, no habría podido ni siquiera mentarse en el programa, dado el supuesto "veto" que se estaría ejerciendo sobre todas aquellas chicas que ahora quieren salir a la luz y corrobororar que María no es la única "otra" que, parece, podría haber habido.

María Lapiedra y Gustavo González estarían rentabilizando al máximo su amor a tres

Sea como fuere, lo que parece confirmado es que a nivel económico lo que parece un drama personal se ha convertido en todo un éxito. De hecho, a este respecto, son varios los medios de comunicación que están dando cifras prohibitivas en relación a lo que cada uno de ellos se estaría embolsando con este amor a tres bandas que certifican que las penas con dinero son menos penas. Veremos cuánto dura todo este culebrón que promete seguir siendo la comidilla de #Telecinco durante mucho tiempo.