Ni una semana ha pasado desde que conociéramos que la periodista Ángela Portero iba a denunciar finalmente a Belén Esteban después de rechazar cualquier intento de conciliación previa al enfrentamiento judicial cuando, Belén Esteban, ya conoce de boca de su enemigo íntimo que esta no será precisamente la última querella a la que deba enfrentarse en el próximo año que está asomando a la vuelta de la esquina.

Cuando parecía que los asuntos judiciales se calmaban para la denominada como princesa del pueblo, nada más lejos de la realidad. Ni su victoria judicial contra su ex representante es firme, a la espera de lo que dictamine la Audiencia Provincial tras el recurso de su ex agente, ni mucho menos su última gran querella.

Y es que, la semana pasada la que fuera compañera suya en la edición de Gran Hermano VIP en 2015 confirmaba que defendería su dignidad tras lo que ella entendió fueron una serie de ataques contra su honor, su intimidad y su propia imagen al interpretar que Belén deslizaba que esta había tenido problemas de adicción a los estupefacientes.

Una demanda que avinagraba el gesto a la de San Blas sin saber, por entonces, que ayer, en la última aparición pública de Toño Sanchís, el valenciano volvería a mover ficha adelantando que "ya tengo preparada una demanda contra Belén Esteban". En este casi sería nueva y tendría como punto de partida una serie de comentarios [VIDEO]realizados en público contra su persona.

Sin querer matizar los términos de la misma para no ayudar a la defensa de su enemiga íntima era la periodista Isabel Rábago la que decidía contar de qué se trataba.

Esta, como sucediera con Portero, indicaba que también sería para defender su derecho al honor, su intimidad y la propia imagen. Algo que este no desmentía adelantando que, efectivamente, esos serían los delitos que le imputaría en su nuevo juicio contra Belén.

El 2018 judicial que espera a Belén Esteban

Una querella que podría implicar pena de prisión [VIDEO] y que, si todo sigue los tiempos previstos, se interpondrá esta misma semana o la que viene a más tardar, si es que los puentes que afectarán esta misma semana a España impiden que los trámites de registro se puedan efectuar con la mayor brevedad posible, como es el deseo del demandante.

Parece que el próximo año será, de nuevo, uno de esos repletos de fotos de Belén Esteban paseándose por los juzgados para defenderse. Cuando todo parecía de color de rosa se tiñe de ocre oscuro para la colaboradora de Sálvame. 2018 promete muchos titulares. #Telecinco #ToñoSanchis