Uno de los más grandes futbolistas de todos los tiempos, el argentino Diego Armando Maradona, [VIDEO] nunca dejó de lado una tendencia obsesiva a llamar la atención de manera grotesca, no al estilo Michael Jackson, pero casi. Contamos aquí uno de los últimos despropósitos del personaje, incluso algo poco conocido y que ahora entraría en la espiral que provocó Harvey Weinstein…

Maradona lleva muchos meses de litigio judicial por su Divorcio de su ex mujer, Claudia Villafañe, y aprovechó hace meses una entrevista televisada en su país para ponerla verde y acusarla incluso de robarle dinero durante el matrimonio.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Acusa a Villafañe de “robarle 3.800.000 €” mientras estuvieron casados, y dice de ella que ni siquiera sabía cocinar, y que no tiene trabajo, “pero sí que tiene siete propiedades en Miami".

Acusa a su hija de blanquear dinero en Uruguay

Lo más rocambolesco de este asunto es que ahora, el astro argentino ataca a una de sus hijas, Gianinna, que también está separada del futbolista Kun Agüero, ex del Atlético de Madrid y actualmente en el Manchester City de Pep Guardiola.

La acusa de hacer viajes a Uruguay “para blanquear dinero”, y exige que Gianinna entre ahora mismo en prisión preventiva, además de involucrar también a Claudia Villafañe en dichos presuntos negocios sucios.

Todo esto habría ocurrido, según el Pelusa, por que Gianinna habría efectuado diversos movimientos bancarios en Uruguay, “abriendo y cerrando cuentas bancarias”. Todas estas acusaciones y amenazas las ha hecho a través de su abogado.

Gianinna, al enterarse, ha contestado a través de Twitter, que si quieren meterla en chirona, adelante, que saben dónde vive. Y sobre su padre, habla con compasión hacía él, hacía lo que él se ha convertido para acusarla de algo tan grave. Dice que le ha perdonado de cosas peores contra ella y contra su madre, y ahora le vuelve a perdonar, pese a todo.

Resulta curioso que Maradona [VIDEO] hable así de las drogas en su familia, él, que estuvo suspendido como futbolista dos años cuando, en el Nápoles italiano, fue detenido al encontrársele droga en su casa.

Él, como es habitual cegado por su ego, acusó a la Mafia napolitana de haber montado una campaña de persecución contra él, pero empezó su decadencia imparable, sin contar todas las extravagancias que ha cometido o dicho desde que dejó el fútbol.

Una periodista rusa acusó a Maradona de acosarle en un hotel ruso este verano

No podemos contarlas aquí todas, pues llenarían toda una enciclopedia. Una de las últimas, y que enlazaría con la habitual obsesión Weinstein, involucra a Maradona el pasado junio, cuando llegó a Moscú invitado para presenciar la final de la Copa Confederaciones entre Alemania y Chile.

Una periodista rusa, Yekaterina Nadólskaya, acusó a Maradona de haberla acosado sexualmente en un hotel moscovita. La hizo subir a su habitación para una entrevista, y según la periodista, Maradona intentó quitarle la ropa, para, acto seguido, tratarla él y sus guardaespaldas con menosprecio y humillación.

Después de todo aquello, “Vino su ayudante y me tiró 500 dólares, después llamaron a los guardias de seguridad y tres hombres me sacaron de la habitación”. Hasta la mañana siguiente no pudo ella recuperar sus cosas, ni siquiera su ropa.

Nadie de ellos, ni siquiera Maradona, se disculparon ante ella.

Más rocambolesca fue la versión ofrecida por un canal televisivo ruso, Canal 5 de San Petersburgo. Dice que fue ella quien empezó a desnudarse descaradamente ante Maradona, y él le pidió que se fuera de allí. La periodista dice que lo que sufrió ella, espera que le ocurra al argentino, “pues todo lo malo vuelve”.

Se dice, mientras tanto, en la Prensa rusa, que Maradona podría ser algún día seleccionador ruso de fútbol y obtener la ciudadanía del país.