Cualquiera que esté al tanto de la actualidad en España sabe, de sobra, que el desafío independentista es un hecho que ya no puede obviarse. Con el uno de octubre a la vuelta de la esquina la tensión ya se puede hacer visible, no sólo en Cataluña, sino en el resto de España. En un momento histórico de suma importancia, cuando el diálogo es fundamental para llegar a acuerdos que satisfagan todas las partes, el gobierno central ha optado por el uso de la "legalidad" y el envío masivo de las fuerzas del Estado hacia Cataluña.

Tensión por el desafío independentista

Solamente hay que ver el impacto social que están teniendo estos acontecimientos para ver cómo muchos son los ciudadanos que, de manera correcta o no, acuden a ovacionar a la policía a su salida hacia Cataluña.

Un episodio que, de un modo u otro, recuerda a cuando los soldados partían hacia la guerra. ¿Es acaso este método y no el diálogo el mejor para solucionar el problema catalán? sin lugar a dudas, eso es algo que queda a expensas del juicio de cada uno.

La tensión entre la Generalitat y el gobierno central lejos de ir disminuyendo va agrandándose por momentos, y eso se puede apreciar en las detenciones y en los movimientos que se está produciendo en las calles. Al grito de "Prensa española manipuladora" los estudiantes han expresado su disconformidad con el resto de la Península Ibérica.

La Sexta es un programa que, a medida que ha ido pasando el tiempo, se ha consolidado debido a la fidelidad de su audiencia. Programas como ARV o La Sexta Noche han hecho que miles de españoles se encuentren totalmente informados en lo que al panorama político se refiere.

Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña, se sentó frente a Jordi évole en el programa de Salvados.

El periodista le hizo una serie de preguntas que pusieron en un gran aprieto al político. Jordi évole le preguntó si estaba a favor del referéndum en Kurdistán. El presidente de la Generalitat respondió afirmativamente, pues alegó que estaba a favor de la autodeterminación de todos los pueblos.

Jordi Évole pone en apuros a Puigdemont

Évole, entonces, le recordó que en 2014, en una moción que hubo a favor de la realización de un referéndum en dicho país, votó que no. En aquella época la cámara catalana rechazó una propuesta para reconocer el derecho de autodeterminación de los pueblos palestinos y kurdos.

Sin lugar a dudas el problema catalán es algo que necesita de diálogo y entendimiento por parte de ambos bandos, pues sin una comunicación eficaz difícilmente se pueda llegar a una conclusión satisfactoria.