Todavía no ha cumplido un mes como mayor de edad y Andrea Janeiro, más conocida como Andreíta, ya ha acumulado más portadas e informaciones que la inmensa mayoría de famosos tras toda una carrera artística a sus espaldas.

Una losa con la que ya está aprendiendo a convivir en su día a día y que va aparejada con ser la hija de la auténtica reina del papel cuché en España como es la colaboradora de Telecinco y ex mujer de Jesulín de Ubrique, Belén Esteban.

La última portada que la hija de la Princesa del pueblo ha protagonizado ha sido la de la revista Lecturas, después de que nuestros compañeros de este medio hayan pillado a la hija de la de San Blas apurando sus últimos días de vacaciones en Benidorm antes de marcharse a la localidad inglesa de Birmingham a estudiar la carrera de Comunicación Audiovisual.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Una portada que no hubiera sido tal de no ser porque aparecía en ella por primera vez junto al que sería su chico, con el que estaría pasando unos días en la localidad alicantina antes de perder el sol por un tiempo y empezar a afrontar su nueva etapa como estudiante de educación superior.

Sin embargo, más allá del grandísimo parecido del joven con el ídolo de Andreíta [VIDEO], Justin Bieber, o el hecho de que esta tenga que comunicarse en inglés con su pareja, que no es poco, no es lo que más atención nos ha llamado de este "robado" que tanto Andrea como su novio han venido protagonizando en Benidorm.

Y es que, según distintas informaciones, la pareja se habría quedado a dormir en la casa de la abuela Carmen, quien les habría dejado la casa a ambos, con el "peligro" que ello supone.

Andreíta y su novio inglés ya hacen vida de pareja en Benidorm

Jóvenes, de vacaciones, sin papá, sin mamá, sin la abuela, en pleno calor, en los albores de una relación con la pasión intacta, hacen prever que estos días de independencia total han sido de lo más ajetreados e interesantes para ambos en lo que se barrunta puede haber sido una primera toma de contacto para la convivencia entre ambos.

Y es que, a partir del mes de septiembre, ambos estarán solos en Birmingham, independizados y disfrutando de su vida de estudiantes y su amor sin cortapisas y sin horarios ni nadie que les diga a cada rato lo que deben o no deben de hacer. Sin duda, una prueba de fuego para ambos y su relación. Máxime teniendo en cuenta que durante los primeros meses como universitarios no van a dejar de conocer gente nueva. Veremos cómo les va en su nueva vida.