Quedan apenas dos semanas para que sepamos los resultados de las votaciones que determinarán el líder del PSOE y hoy ha sido un día decisivo, pues se entregaban los avales que han situado a Pedro Sánchez a solamente 5.000 avales de diferencia con Susana Díaz. La presidenta de la Junta de Andalucía [VIDEO] entregaba 62.582 avales mientras que el ex líder del PSOE presentó 57.369. Aunque esto no es decisivo, pues deben de comprobarse todas y cada una de las firmas y las cifras podrían ser variantes en los próximos días.

Sin embargo, Pedro Sánchez [VIDEO] acudía esta misma mañana a "Espejo Público", el matinal de Susana Griso en Antena 3.

Sin embargo, no ha sido tan sencillo como podríamos esperar y ha tenido mucho de lo que hablar. En primer lugar, ha mencionado la moción de censura que Pablo Iglesias intenta articular contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Sorprendente ha sido para todos cuando Sánchez afirmaba lo siguiente: "no descarto absolutamente nada", refiriéndose a apoyar la decisión del líder de Podemos. Sin embargo, justamente dos días antes se enzarzaba con Iglesias en una mega brinca mediante Twitter que los puso en el foco de la polémica.

Sin embargo, lo que más le ha debido doler de toda entrevista con Susana Griso ha sido cuando ésta tiraba de hemeroteca y le hacía la siguiente pregunta: "¿En qué momento se dio usted cuenta de que España era una nación de naciones y Cataluña una nación?".

Una pregunta que dejaba claras las intenciones de la periodista al formular dicha cuestión, es más, incluso antes de escuchar la respuesta del candidato al PSOE, tiraba de hemeroteca y comenzaba un vídeo de unos meses atrás donde Sánchez le intentaba explicar el por qué Cataluña no era una nación.

Tras comentar su nueva postura con la presentadora, Griso le soltaba lo siguiente: "Ahora ya dice lo contrario, ahora dice que Cataluña es una nación y España una nación de naciones", con esto, podemos afirmar que la periodista quedó un tanto aturdida ante los repentinos cambios de planes y forma de pensar de Pedro Sánchez, un tanto incomprensibles.

Pero lejos de dejarlo estar, Sánchez le respondía con algo bastante insólito: "Soy político y tengo derecho a evolucionar". En definitiva, parece que se trata de una estrategia del político ante la rivalidad patente con Susana Díaz, que tras presentar los avales, hemos comprobado que no existe tanta diferencia en apoyos, algo preocupante para la andaluza.