Eran las 7 de la mañana del 20 de junio de 1972. Los operarios de RENFE encuentran dos bultos sospechosos en los raíles del apeadero de Torrebonica, estación de tren cercana a la localidad barcelonesa de Terrassa. La sorpresa se la llevan al encontrar dos cadáveres decapitados a causa del paso de los trenes. En sus cuerpos colgaba un cartel en el que aparecía un misterioso mensaje: "LOS EXTRATERRESTRES NOS LLAMAN. WKTS 88".

Los cuerpos sin vida pertenecían a José Rodríguez y a Juan Turú, dos ufólogos de la zona que, a partir de aquel macabro suceso, empezaron a ser conocidos como "los suicidas de Terrassa".

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

La noticia sobre este doble suicidio en el apeadero de Torrebonica avergonzó a la ufología española y los medios de comunicación decidieron aparcar la difusión de este asunto por un momento, ya que podía acarrear terribles consecuencias.

José Rodríguez, apodado como "el Venusino", era una persona que estaba obsesionada con el fenómeno 'OVNI' y los extraterrestres. Su obcecación era tal que estaba convencido no solo de la existencia de habitantes de otros mundos, sino que se comunicaban con él de forma telepática.

Juan Turú era un ufólogo en sus tiempos libres. Su principal predilección era investigar los supuestos avistamientos que ocurrían por aquel entonces en el municipio tarraconense de Tivissa. Pudo haberse visto influido por las ideas de José Rodríguez para tener aquel trágico final en las vía cercanas a Terrassa.

Los dos individuos pertenecían a un grupo ufológico de unas 8 personas que se reunían en Terrassa para charlar sobre contactos extraterrestres. Los dos suicidas, escribieron cartas a este grupo en el que decían que ponían rumbo a otros mundos, pues según ellos la vida humana en la Tierra se estaba acabando.

Vídeos destacados del día

Estas cartas resultaron ser póstumas.

Según El Ojo Crítico, el suicidio fue "el resultado de un delirio místico producido por el excesivo amor al cosmos y a los extraterrestres".

El investigador policial Salvador Ortega Mallén, en declaraciones al programa de Televisión Cuarto Milenio, el caso tiene muchos interrogantes llenos de complejidad. Apunta a que el misterioso cartel que portaban ambos cuerpos pudo ser colocado posteriormente.

Lo cierto es que el apeadero de Torrebonica es un lugar escogido por mucha gente para quitarse voluntariamente la vida, pudiendo ser uno de los motivos por el cual cayera en el abandono.

La historia trágica fue llevada al cine de la mano de Óscar Aibar bajo el nombre de Platillos volantes donde se reproduce el fallecimiento de José Rodríguez y Juan Turú al comienzo de la película.

El suceso ocurrido a los "suicidas de Terrassa" permanece en las páginas negras de la ufología española, con unas cuantas preguntas aún sin responder: ¿qué significan las siglas 'WKTS 88'? ¿cuál fue el motivo real de aquellos suicidios?