El documental Gigantes del Gótico muestra que catedrales como la de Chartres se erigieron en Francia a partir de 1140. En menos de 100 años se emprendieron unas 80 obras góticas. Solo en el período de la construcción de Chartres se pusieron en marcha las edificaciones de más de 20 catedrales a un ritmo trepidante. Esta situación no encaja con la situación económica de Francia, resentida por las Cruzadas, donde sin embargo no faltaban recursos para llevar a cabo tales empresas.

Louis Charpentier en su obra El misterio de la catedral de Chartres propone que detrás de esa ambición constructiva estaban los caballeros del Temple, recién llegados de Tierra Santa.

Según Charpentier, todas las catedrales bajo la advocación de Nuestra Señora que han sido levantados entre los siglos XI y XII en las regiones de Champaña, île-de-France, Neustria y Picardía representan en la tierra la constelación de Virgo: a cada estrella le correspondería una estrella de dicha constelación.

Los antiguos egipcios ya orientaron la construcción de las tres grandes pirámides de Guiza al cinturón de Orión como planteó Robert Bauval en El misterio de Orión, donde según esta civilización se encontraba la Duat (el reino de los muertos), donde iban las almas de los fallecidos y donde viajaba el barco del faraón tras su muerte; los yezidís del Kurdistán iraquí levantaron siete torres para imitar a la Osa Mayor bajo la creencia de que así podrían acceder a las estrellas. Los templarios pudieron adquirir este conocimiento durante sus estancias en Tierra Santa o en la isla de Filae e implantar estas ideas en Occidente tras su regreso.

Vídeos destacados del día

Atendiendo a una vieja tradición egipcia que cita Javier Sierra en un artículo para la revista Más Allá, la diosa Isis muestra a su hijo Horus como el dios de la sabiduría Toth reveló "los grandes misterios de los cielos" en una serie de libros que en un día serían descubiertos por los hombres. Durante el dominio árabe de Egipto y el Renacimiento corrió el rumor de que estos textos circulaban entre los iniciados. ¿Pudieron encontrar alguno de estos libros los templarios?

Uno de esos libros pudo ser el Picatrix, redactado en España por el árabe Maslama al-Mayriti en el siglo XI en el que ciertos edificios y ciudades actúan como "talismanes" para imitar a las estrellas del firmamento y crear así una fuente de poder en la Tierra. Por tanto, ¿catedrales como la de Chartres, Bayéux, Amiens, Reims o Évreux imitarían a la constelación de Virgo según los postulados del Picatrix? #Televisión #Telecinco #Historia antigua