No es nuevo que los guionistas de la serie catalana ‘Merlí’ están muy inspirados en la segunda temporada, y esta noche, en un nuevo capítulo, han sabido otra vez sorprender a los espectadores que la han visto en la noche de Halloween, tanto por TV3 como por Internet, con un tema que en manos de otros habría acabado en un sainete de mal gusto.

Como la profesora de Inglés Elisenda (Sandra Monclús) está entregada a sus convicciones catalanistas y necesita un descanso, Coralina (Pepa López), ahora nueva Directora del Institut Àngel Guimerà después de la marcha de Toni (Pau Dura), viene de sustituta temporal una profesora peculiar, pero que ella niega eso: Quima, una transexual con voz masculina y poco aire femenino, pero orgullosa de su manera de ser.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

La encarna el veterano actor Manel Barceló, habitual en el cine de Ventura Pons y que tuvo un pequeño papel en “Vicky Cristina Barcelona” de Woody Allen, con su sobriedad habitual.

Su entrada en el aula de Merlí revoluciona a los alumnos igual que nuestro Profe de Filosofía, empezando por su correcto dominio del inglés. Aprovechando que esta semana era Judith Butler la filósofa protagonista, que como Quima defiende que se prescinda de etiquetas al hablar de hombres, mujeres, gays, lesbianas y trans, todo el capítulo muestra esto. No obstante, Quima no se encontrará a gusto en el instituto por culpa de Coralina, que no le ve bien. “Soy una mujer auténtica”, dice ella. “Serás una mujer auténtica, pero yo soy una señora”, respuesta fulminante de Quima.

Al final, por consejo de Merlí, los chicos y las chicas del aula deciden disfrazarse del sexo contrario, y acaban jugando un partido de fútbol entre ellos. Todo es mostrado sin caer nunca en la astracanada, y nos entretenemos en ver quién es más atractivo como mujer, entre los que ganó por goleada Oliver (Iñaki Mur), con su memorable disfraz que recuerda al de Miguel Bosé en “Tacones lejanos” de Pedro Almodóvar, y ellas como hombres.

Vídeos destacados del día

Aquí, varias hacían un interesante “hombre”, y nos decantamos por Oksana, Berta y Mònica.

En Twitter, muchos fans de la serie se han quedado maravillados por Quima, que ya suponemos que sólo era un “personaje invitado”, es decir, que sólo sale en un capítulo, como esas series americanas que sacan un determinado personaje en un capítulo y que acaba gustando al público mucho más que todo el reparto protagonista. Sobre todo, cómo ha contestado a Coralina sin dejarse avasallar por su sarcasmo. “¿Piensas que vengo a usurpar el puesto a una mujer? ¡Yo soy mujer!”, dijo él.

Luego, Quima tuvo una conversación con Bruno (David Solans), y le recordó que tiene un hijo que no acepta su nueva sexualidad, igual que el hijo de Merlí hasta hace poco no aceptaba la suya. Hasta la escena final del partido, donde Quima se puede ir de allí con la cabeza bien alta. Durante los 45 minutos de duración del capítulo, en donde pasaban más cosas, como las secuelas del lío entre la madre de Ivan y Pol, que ella quiere cortar para no hacer daño a su hijo, hemos visto el tema de la transexualidad tratado ejemplarmente, sin caer jamás en la astracanada, pero tampoco en el sentimentalismo, por cierto, algo que Quima detesta.