En la oscuridad de la noche y cubiertos por una fina capa de sábanas resbaladizas, la pareja más turbulenta de esta edición de Gran Hermano 17 ha sucumbido a la tentación del 'edredoning'. No han podido evitarlo. Tanga fuera, al galope y en marcha.

La pareja ha estado todo el fin de semana sin separarse, después de que el programa de Telecinco los mantuviera separados durante dos días, creyendo que Adara había salido de la casa de Guadalix. Ambos gritan a los cuatro vientos que se quieren demasiado, y no pueden despegarse ni con un cubo de agua fría. Tanto es así que, con tanto roce diurno, el pobre Pol ha sufrido una erección y no ha habido forma de bajarla.

"¡Pero tápate eso!" Comentaban entre risas los habitantes de la casa. Los compañeros del catalán observaban asombrados. "No puedo evitarlo, no es culpa mía", se lamentaba Pol. Y con razón, porque como no se descuide no sabemos qué podría pasarle con tanta sangre junta en un mismo sitio.

Llega la noche, y Pol sigue apuntando al frente. "La noche es joven", comenta el catalán astillero con una sonrisa de oreja a oreja. Y la oscuridad  inunda el dormitorio de GH17... con un edredón a rombos que parecen describir cómo es de apta la escena para el público. Sin ningún pudor, los dos concursantes se dejan llevar mediante caricias y sonidos sospechosos, olvidando el poder perceptivo de las cámaras. Y no, sucios de mente, eso negro que se ve al lado de Pol no son las tangas de Adara, es el micro.

Vídeos destacados del día

Los apasionados minutos de la primera, y por el momento, única pareja de GH17 han sido intensos. Sin embargo, no ha sido suficiente... ¡El pobre Pol seguía apuntando hacia el techo! Pero, ¿qué come este chico por las mañanas? Luego dicen que Fernando hace mal la compra...

Nos queda saber qué le ha parecido todo esto al "probe Migué", porque Pol no le ha apuntado... ni con el dedo. Y cuando Miguel sepa de las tiendas de campaña que la parejita monta por las noches, le generará un conflicto que tarde o temprano estallará entre el luchador, el modelo y la azafata. Vaya, esto parece una de las películas casposas de Esteso, y no me extraña.