Cuantas veces se han preguntado los seguidores del Reality show decano de la televisión española, cuánto ganan los concursantes de Gran Hermano por entrar en la casa y por formar parte de este concurso.

Pues bien, gracias a la confesión de un ex participante de este espacio televisivo hemos conocido con pelos y señales cuáles son sus emolumentos por un lado, y por qué nadie quiere salir de la casa, más allá de que acabe ganando o no el concurso, cuyo premio final sí es conocido por todos los fans de GH desde antes del inicio de cada edición.

En este sentido, y tal y como demuestran algunos documentos que se han aportado a distintos medios de comunicación, solamente por entrar a participar en Gran Hermano, cada uno de los hermanos se embolsa 1.200 euros.

Una cifra que sólo es el inicio y que irá en aumento dependiendo del tiempo que aguanten en la casa esquivando la expulsión.

Y es que, por la cesión de sus derechos de imagen, cada uno de los participantes de GH, ingresa cada día entre 25 y 50 euros, dependiendo de lo negociado, lo que conlleva la necesidad por parte de los participantes de aguantar el máximo número de días en la casa de Guadalix de la Sierra para así aumentar el tamaño de la bolsa final de dinero a ingresar.

La cosa no acaba aquí. Una vez su aventura acaba dentro de la casa, y en función del juego que han ido dando o no -que es lo que a la postre marca su caché para cuando salen- la productora del programa les paga una nómina de como mínimo un mes que oscila entre los 600 y los 1.000 euros.

Tal y como reza su contrato, durante el mes siguiente a su salida del programa éste no podrá realizar entrevistas ni dejarse ver en apariciones en medios o públicas que no estén bajo el control y la supervisión de la productora, siendo este el concepto de este pago a la postre de su participación en GH.

Vídeos destacados del día

Por último, y para los que no lo sepan, el ganador de cada una de las ediciones de Gran Hermano recibe un ingreso de 300.000 euros a los que, eso sí, hay que descontar la parte proporcional en impuestos. Todo un trabajo.