El polígrafo comenzó de forma un poco escatológica, y Nacho Vidal identificó a Chabelita como la autora de los excrementos flotantes encontrados en el mar de Supervivientes y que, inicialmente, fueron atribuidos a Rafi Camino. Pero pronto entró en calor y el polígrafo se enfocó a conocer la vida más íntima del actor, donde Nacho Vidal reconoció que no le gustaba que su mujer se dedicara al cine porno.

Sin embargo, los detalles relativos a esta actividad laboral no dejan de ser curiosos. Aunque le gustaría que no trabajara de actriz porno, Nacho Vidal reconoce que prefiere que su mujer disfrute en su trabajo y que se lo pase bien rodando escenas porno.

Es más, Nacho reconoció que cuando su mujer no está en casa, le gusta ver las películas de ella acostándose con otros actores porno.

Tras este repaso a su vida laboral, el polígrafo empezó a adentrarse en la estancia de Nacho Vidal en Supervivientes. Ante la pregunta de si le guardaba rencor a Suhaila, Nacho dijo que no y, por supuesto, mintió. Aunque también mintió al decir que no había sentido atracción por ella, la verdad es que a Nacho Vidal le debe de pasar lo que a media España y es que no puede ver a Suhaila ni en pintura.

Y le tocó el turno a Fortu. Tras reconocer que le había decepcionado como amigo, Nacho confesó que Fortu le había propuesto un montaje para provocar un cara a cara en un Deluxe. Según Conchita, Nacho no mintió, por lo que ya es la segunda vez que alguien acusa a Fortu de preparar un montaje para forrarse al salir de la isla.

Vídeos destacados del día

La primera en acusar a Fortu de “montajista” fue Lola, aunque si Fortu lo dijo en serio o en broma es algo que todavía no se ha aclarado.

Y llegó el tema más esperado de la noche, el incidente de las prostitutas en Colombia. Aunque a Nacho le constaba que Fortu solicitó los servicios de una prostituta en el hotel de Bogotá y Nacho le prestó cincuenta euros para pagarlos, la verdad es que el testimonio de Nacho sigue sin aclarar si Fortu utilizó o no estos servicios. Tendremos que esperar a mañana sábado, en una edición extra de Sálvame Deluxe con Fortu como invitado, para ver, si al final, salimos de dudas.

La última tanda de preguntas se enfocó a la pareja del verano, Christopher y Chabelita y, aunque Nacho no los vio besarse, mintió al decir que no le constaba que los niños habían tenido relaciones íntimas en la isla. Hay que reconocer que la discusión sobre donde tenía las manos Chabelita cuando dormía al lado de Christopher fue divertida, claro, siempre que no te llames Alejandro Albalá.

Para acabar Nacho contestó a la pregunta más esperada por muchas mujeres después de haber confesado, la semana pasada, que su estancia en la isla le había producido una curvatura, hacía arriba, en su miembro viril. Sí señor, muy divertido el polígrafo y, por supuesto, la etiqueta #polinacho se convirtió en trend topic en Twitter. Una vez más Nacho Vidal ha demostrado que es un animal televisivo y todavía no llegamos a entender como Christopher Mateo ganó Supervivientes estando Nacho en la final.